20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

El centro referente nacional en salud mental sigue cerrado, denuncia el Partido Socialista

Según los socialistas, se debe al “empeño” del Gobierno de Mariano Rajoy

Miércoles, 11 de junio de 2014, a las 19:21
Redacción. Valencia
El concejal socialista en el Ayuntamiento de Valencia Vicent Sarrià ha denunciado que el Centro de Referencia Nacional en Salud Mental y Acción Sociosanitaria para las personas con enfermedad mental crónica, construido por el anterior gobierno del PSOE en el barrio de Campanar, “sigue cerrado y deteriorándose” pese a la inversión realizada de 15 millones de euros.

Vicent Sarrià.

Según el PSPV, el motivo del cierre es el “empeño” del Gobierno de Mariano Rajoy y de la Generalitat “en privatizarlo para que sea gestionado por la Universidad Católica”. Sarrià ha destacado que el Ayuntamiento de Valencia cedió al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales una parcela de 9.254 metros cuadrados en la calle del General Avilés para la construcción de este centro.

“El Gobierno de Zapatero en 2004 se encuentra con un proyecto sin adjudicar, que fue necesario adaptar y modificar, invirtiéndose en la ejecución del proyecto redactado por el arquitecto valenciano Alberto Peñín más de 15 millones de euros”, ha explicado, para añadir que se trata de un centro “de referencia estatal para la promoción y autonomía personal, promovido por el Instituto de Mayores y Servicios sociales (Imserso) del anterior Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales”.

El centro, además de incorporar instalaciones para programas de formación e investigación, cuenta con una residencia para 36 plazas asistenciales. Sarrià ha recalcado que el anterior gobierno firmó un convenio con la Universidad de Valencia para el uso de las instalaciones y para desarrollar los programas de formación e investigación.

Sin embargo, tras las elecciones generales de 2011, tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como la Generalitat “han paralizado su entrada en funcionamiento, según parece por el interés de que la Universidad Católica cogestione este centro estatal, en un claro intento de privatizar una infraestructura pública pagada por todos los ciudadanos”.

“Despilfarro de dinero público”

Para Sarrià, “a fecha de hoy el centro de Salud Mental sigue cerrado, lo que supone una despilfarro del dinero público intolerable”. En esta línea, ha exigido al Gobierno de Rajoy y a la Generalitat “que cumpla el convenio firmado con la UV y ponga en marcha todas sus instalaciones con gestión pública, ya que los intereses privados no pueden seguir obstaculizando la función social para la que se construyó”.

El concejal socialista ha criticado la “hipocresía” de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “que no tuvo reparos en enviar a concejales y diputados de su partido a fotografiarse delante de las obras para reclamar su finalización al gobierno de Zapatero, pero que después una vez finalizadas las obras guarda silencio”.