Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Especial incidencia en la mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres de Galicia

Las féminas que fallecen por el de mama caen por primera vez desde 2005

Miércoles, 01 de octubre de 2014, a las 18:39
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
Las muertes por cáncer de mama en mujeres caen por primera vez desde 2005. Este es uno de los principales datos que ofrece el análisis de la tendencia temporal de mortandad de cánceres elaborada por el Instituto de Salud Carlos III, que incorpora cifras hasta 2012.

Según la última referencia disponible, la del año 2012, fallecieron 6.264 féminas, es decir, un 0,4 por ciento menos que en el año anterior. Se trata de una caída que pese a ser ligera, es la primera que se tiene constancia desde que se superó la barrera de los 6.000 fallecimientos anuales y sirve para romper la tendencia alcista que se había consolidado durante los siete años precedentes, exactamente desde 2005. Este tipo de patología es el culpable de una de cada cinco muertes femeninas por cáncer en España, de ahí también la relevancia de que haya detenido su tendencia alcista registrada. Por el contrario, en el caso de los hombres persiste su incremento, hasta llegar a los 93 casos, 8 más que en el año anterior.

El de mama es el único de los cánceres relevantes que reduce su escalada en términos brutos. Pero el Carlos III también ofrece unas tablas con un índice comparativo de mortandad cuyo análisis ofrece datos muy interesantes. Continuando la revisión de la incidencia del cáncer de mama en cuanto al número de muertes, y poniendo la media española en la mitad de una tabla, a la cabeza en mujeres se sitúan las provincias de Badajoz, Álava y Huesca, mientras que Zaragoza y Vizcaya se sitúan en la parte central y Navarra, Orense y Soria a la cola.

El ranking de mayor número de muertes en cuanto a la población en cuanto al cáncer de pulmón, el tumor más frecuente entre hombres de España, Cáceres, Melilla y Asturias se colocan en el pódium de la tabla; Vizcaya y Málaga se colocan en términos similares a los de la media española y en el lado contrario, en el más bajo, se ubican las provincias de Burgos, Segovia y Soria. Si se mira en el apartado de mujeres, Baleares, Guipúzcoa y Santa Cruz de Tenerife están a la cabeza y Ávila, Ciudad Real y Logroño en los puestos con menos fallecimientos proporcionalmente.

El cáncer de colon provoca más muertes entre varones en Palencia, Sevilla y Huelva; Jaén y Málaga logran datos similares a la media nacional, y Las Palmas, Albacete y Ceuta se colocan en el furgón de cola. En el bando femenino, hay más decesos en Huesca, Orense y León, frente a Jaén, Guipúzcoa y Soria, donde proporcionalmente se cifran menos.

Tendencias temporales en patrones geográficos

Por otro lado, siete investigadores de la Unidad Ambiental y Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología han publicado en la prestigiosa revista BMC Cancer, recientemente, un estudio sobre las tendencias temporales en los patrones de distribución geográfica de la mortalidad por cáncer en España. Según este análisis del periodo 1989-2008, los patrones geográficos de los cánceres de estómago, colon, pulmón y vejiga en hombres “se mantuvieron estables en el tiempo”. Sin embargo, los autores señalan que en cuanto a los de mama, colon y vejiga en mujeres se “muestran signos de la posible aparición de un patrón espacial en España”.

En esta radiografía de dos décadas, la mortalidad por el de mama afectó, sobre todo, en zonas del oeste de Andalucía, donde las ciudades de Huelva, Sevilla y Cádiz tuvieron los registros más altos. Por su parte, la menor letalidad se halló en Galicia, el suroeste de Castilla y León y el este andaluz. Observando la incidencia en vejiga, la mortalidad fue cinco veces menor entre las mujeres respecto a los hombres, pero con una “tendencia bastante singular” en el patrón femenino, como por ejemplo, en las ciudades de Cataluña, donde se estableció en los tres primeros quinquenios estudiados y luego, entre 2004-2008, hubo un resurgimiento.

Por último, en el apartado dedicado al cáncer de pulmón, se observó una cierta atenuación de los registros en hombres de ciudades del oeste de Andalucía, mientras que entre las féminas, “el hallazgo más notable fue el exceso de riesgo observado en los municipios de Pontevedra y Orense (Galicia) a través de los cuatro quinquenios”. “Esto podría estar relacionado con una mayor exposición al radón en los hogares de estas áreas”, indica el estudio. Finalmente, el estudio recoge que el exceso de riesgo de morir por cáncer de pulmón en mujeres se centró en los términos municipales más urbanos (capitales de provincia y áreas metropolitanas), “donde la prevalencia de fumadores es mayor que en las zonas rurales y, además, también el efecto de la contaminación tendría que tomarse en cuenta”.