Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:50

El alto número de contratos maquilla la pésima estabilidad del empleo sanitario

Récord de rúbricas de auxiliares hospitalarios, aunque con una ínfima proyección temporal

Domingo, 07 de diciembre de 2014, a las 21:00
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
El elevadísimo número de contratos (98.347) en la recta final del tercer trimestre del año dentro del sector sociosanitario deja un sabor más que agridulce, porque del total de empleos rubricados, solo algo más del 6 por ciento era trabajo estable. Y la tendencia no va en progresión, como sería lo ideal, sino en franca consolidación.

Contrataciones en el sector sociosanitario. Fuente: SEPE.

El dato de contrataciones cosechadas a lo largo del pasado mes de octubre ha sido positivo, pero en parte. Superar los 98.000 acuerdos de incorporación laboral es un buen dato, hasta el punto de que se ha conseguido el segundo mejor registro de los últimos 12 meses. Y si se tiene en cuenta que el récord, como es habitual, se firmó en julio, por aquello de la estacionalidad y de las suplencias vacacionales, el número de octubre, el último radiografiado por el informe Referentes de información del mercado de trabajo del Observatorio de ocupaciones del Servicio Público de Empelo Estatal (SEPE), es mejor recibido aún si cabe.

Y es que aunque la variación mensual, respecto a septiembre, es del 6,9 por ciento, las contrataciones en octubre estuvieron 12 puntos por encima del mismo mes pero del ejercicio pasado, cuando el dato fue de 87.693. Atrás se queda ya el mínimo anual (el de marzo, con 66.688 contratos), el bimestre de los 70.000 (abril y mayo, entre 72.000 y 75.000) y el de la lógica subida veraniega antes referenciada.

Pero no todo esto se traduce por un algo ciertamente bueno a corto-medio plazo para el sector de las actividades sanitarias y de servicios sociales. Porque las estadísticas del organismo del Ministerio de Economía indican que la tasa de estabilidad (es decir, el porcentaje de contratos indefinidos sobre el total de contratos, y lo que de verdad indica que se firman contratos con más sólidos que efímeros) no remonta ‘el vuelo’ y se mueve en números bastante pobres.

Estabilidad a niveles mínimos

Octubre ‘solo’ tuvo un 6,29 por ciento de contratos sociosanitarios estables, un dato peor que el alcanzado en septiembre, una décima por encima. Y aún así habría que dar gracias por estos seises, ya que los 5 meses anteriores habían tenido porcentajes inferiores hasta en 2 puntos, dejando muy atrás el 7 por ciento de indefinidos, récord del año, en marzo.

La estabilidad de los profesionales sociosanitarios está a nivel de los empleos de actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, algo por debajo de los trabajos generados en la construcción y la hostelería, y a ‘años luz’ de los nuevos ocupados en las actividades inmobiliarias y los industriales que se dedican al suministro de energía (tienen un 30 por ciento de estabilidad más que los sanitarios) o los empleados del personal doméstico (41 puntos por encima).

Por otro lado, la estadística del SEPE también recoge algunas de las ocupaciones en las que se produce un mayor incremento mensual en la contratación. En este sentido, y obviando las contrataciones desvirtuadas por motivo de estacionalidad de julio, octubre fue el ‘mes récord’ de los auxiliares de enfermería hospitalaria (20.220 contratos mensuales nuevos), máximo de los 12 meses anteriores, mientras que los enfermeros no especializados logró su segundo mejor registro (13.333), aunque con una estacionalidad meramente testimonial de solo 2,28 por ciento.

ENLACES RELACIONADOS:

Noviembre: crece el empleo, pero no en sanidad (02/12/14)