Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Domingo, 23 de diciembre de 2012, a las 13:25

Redacción. Santander
Cantabria tiene atendidas a 15.355 personas dependientes a 1 de diciembre de 2012 -78 más que hace un año-, lo que  supone un 96 por ciento del total que tiene reconocido su grado y posee derecho a prestación, según el sistema de información del Gobierno regional.

Isabel Urrutia.

De ello, ha informado este martes la directora del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), Isabel Urrutia, al ser cuestionada por el descenso registrado en el último año en la comunidad autónoma 1.137 beneficiarios de la Ley de Dependencia, según el Sistema del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) del Imserso, que “no coincide” con el que se usa en la región pues el nacional tiene “deficiencias” e “incompatibilidades”.

Tras participar en la presentación de un proyecto de Aapace, en colaboración con CSIC y la Obra Social de Caja Cantabria, para ayudar a la movilidad de personas con daño cerebral, Urrutia ha asegurado que los datos del sistema del Gobierno de Cantabria son “los que valen” y en ellos se registra un incremento en 11 puntos porcentuales del número de personas que tienen reconocido su grado de dependencia y que ya están siendo atendidas.

Según Urrutia, a 1 de diciembre de 2011, el 85 por ciento de las personas con su grado reconocido estaban siendo atendidas y, un año después, asciende al 96. “No importa el número de personas reconocidas, sino las atendidas”, ha afirmado.

La directora del ICASS ha rechazado los argumentos que vinculan el descenso en el reconocimiento a personas dependientes con “recortes” y ha achacado esta disminución a la caída en el número de solicitudes -están falleciendo más personas reconocidas que las que están entrando en el sistema- y en el cambio de baremo aprobado por el anterior Gobierno de España que ha comenzado a funcionar en 2012.