Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:00

El 90% de los casos de pacientes con vómitos por la quimioterapia se consigue controlar

Por el momento no se ha conseguido aún una solución farmacológica absolutamente eficaz

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 16:54

Ana Gimón, presidenta de la Federación Española de Mujeres con Cárcer de Mama (Fecma); y J. Luis López, del servicio de Oncología del Hospital Marqués de Valdecilla.

Redacción. Santander
Nueve de cada diez pacientes que sufre vómitos por la quimioterapia consigue controlarlos gracias a la administración de tratamientos combinados con secrones, corticoides y aprepitant, según ha asegurado José Manuel López, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Marqués de Valdecilla durante la presentación en Cantabria de la campaña “Siéntete bien” que desarrolla la Sociedad Española de Oncología Médica y la Federación Española de Cáncer de Mama, en colaboración con la MSD que busca informar y concienciar a los pacientes acerca de las náuseas y los vómitos.

Sin embargo, ha señalado que, a pesar de que se ha avanzado, no se ha conseguido aún una “solución farmacológica absolutamente eficaz” para resolver este problema, sobre todo en el caso de las náuseas.

Estos síntomas, tantos vómitos como náuseas, los sufren la mitad de los enfermos sometidos a quimioterapia y su aparición es más frecuentes en las mujeres y los jóvenes, según este oncólogo del Valdecilla.

López ha explicado que, sin embargo, el “primer elemento” que discrimina tener o no vómitos es el tipo de quimioterapia que recibe el paciente.

Por otra parte, y al igual que el género o la edad, hay otras características “peculiares” de cada paciente que lo pueden hacer más propenso al vómito y a las náuseas. Además, ha explicado que los vómitos inducidos por la quimioterapia tienen un perfil temporal “muy concreto” y son un “efecto muy ligado” en el tiempo a la administración de la quimioterapia.

Tanto este oncólogo como la presidenta de la Federación Española de Mujeres con Cárcer de Mama (Fecma), Antonia Gimón, han destacado el efecto que estos síntomas tienen sobre la calidad de los pacientes hasta el punto de que “pueden comprometer la adherencia y la idoneidad” de la quimioterapia.