Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:30

El 72% de pacientes trasplantados está muy contento con su calidad de vida

Más del 90 por ciento opina que su vida ha cambiado sustancialmente

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Santander
El 72 por ciento de los pacientes sometidos a trasplante se muestra “muy contento” con su nueva condición de vida, un 68 por ciento considera su estado de salud como “bueno” y más del 90 por ciento opina que su vida ha cambiado sustancialmente, según un estudio realizado por el Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.
 

José Luis Bilbao, gerente del Hospital Marqués de Valdecilla.

“El trasplante supone muchas veces para el paciente la propia vida (es el caso de los injertos cardiacos o hepáticos) y siempre una fuente de liberación para los pacientes renales y pancreáticos”, ha afirmado la supervisora del Servicio de Nefrología del hospital Universitario Marques de Valdecilla, Rosa Alonso Nates.

Según la experta, en general no existen mucha diferencias entre la calidad de los pacientes sometidos a distintos tipos de trasplantes, pero sí en cuanto a la calidad de vida percibida. Por ejemplo, los enfermos renales tienen, antes del injerto, opciones de vivir, porque hay tratamientos que los mantienen en una situación de “normalidad” como la Diálisis Peritoneal o la Hemodiálisis con máquina. “Estos tratamientos hacen que se puedan aproximar a una vida normal. Por ello, aunque el beneficio es manifiesto y liberalizador, el cambio en estos pacientes no es tan extremo como en el caso de otros trasplantados”, ha explicado Alonso Nates.

“Hay muchos estándares de calidad de vida, y son tan subjetivos como la vida de los distintos pacientes. Es decir, la calidad de vida no depende sólo de unos parámetros antropométricos, sino que está medida por otros factores como es su situación familiar, social y económica (...). Lo importante es que el paciente no se abandone antes del trasplante, algo que ocurre a menudo, pues éste lo que le va a permitir es retomar la vida que tuviera antes de injerto, y no otra”, ha destacado la experta.