11 dic 2018 | Actualizado: 10:10

El número de solicitudes de médicos para trabajar en el extranjero aumentó un 177 por ciento en 2012

Teme que el Servicio Madrileño de Salud se acabe convirtiendo en una agencia de colocación de médicos en el extranjero

mié 06 marzo 2013. 18.25H

Redacción. Madrid
El diputado y portavoz de UPyD en la Comisión de Sanidad en la Asamblea de Madrid, Enrique Normand, ha preguntado en Comisión a la Viceconsejera de Ordenación Sanitaria e Infraestructuras cómo valora el Gobierno de la Comunidad de Madrid que, según los datos de la Organización Médica Colegial, la Comunidad de Madrid sea la comunidad autónoma con mayor número de médicos que solicitan el certificado de idoneidad para poder trabajar fuera de España.

Enrique Normand.

El diputado de UPyD ha explicado que cuando un médico desea trabajar fuera de España, debe solicitar un certificado a su colegio profesional para poder iniciar los trámites legales en el país de destino. “En 2012, el número de solicitudes aumentó en la Comunidad de Madrid un 177 por ciento respecto al año anterior, frente al 74 por ciento que aumentaron en el conjunto de España”, ha apuntado.

Enrique Normand ha resaltado que un número equivalente al 43 por ciento de los médicos que terminaron su formación como médicos especialistas (MIR) en 2012 en la Comunidad de Madrid pidieron el certificado para trabajar en el extranjero. “La Consejería recorta puestos de trabajo, pero se aumenta el número de médicos de formación especializada, confunden recortes con reformas” y ha recordado que “Esperanza Aguirre afirmó en 2008 que en la Comunidad de Madrid hacían falta más médicos, lo que sirvió para anunciar la apertura de 4 facultades de medicina, la mayoría privadas”.

El diputado de UPyD ha asegurado que “en UPyD no queremos que el Servicio Madrileño de Salud se acabe convirtiendo en una agencia de colocación de médicos en el extranjero”,y ha añadido que “además de perder capital humano, perdemos los recursos que se destinaron para formar a estos profesionales. Perdemos personas y dinero, porque la mayoría de las solicitudes proceden de médicos que trabajan en hospitales públicos. El sistema sanitario madrileño se ha vuelto hostil hacia sus profesionales”.