Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

El 40 por ciento de las aragonesas con cáncer de cérvix fallece

Las mujeres vacunadas frente al VPH reducen un 70 por ciento las posibilidades de padecerlo

Lunes, 14 de febrero de 2011, a las 16:33

Redacción. Zaragoza
Según la Asociación de Ginecología y Obstetricia de Aragón (AGOA) “en la comunidad el 40 por ciento de las mujeres que sufre cáncer de cérvix muere”, por eso desde AGOA hacen un llamamiento a la prevención. “Hay que ser conscientes de las afecciones que puede conllevar el Virus del Papiloma Humano. El cáncer de cérvix, entre otros, también se puede prevenir. Entre todos hemos de evitar cerca de 700 muertes al año en España”, ha destacado su presidente Antonio Miñano.

De hecho, este virus es ya, por detrás del tabaco, el agente que más cánceres provoca en el mundo. En Aragón el 40 por ciento de las mujeres que sufre este tumor canceroso muere. “Y no sólo eso, los estudios sugieren también que, el VPH desempeña un papel destacado en los cánceres de ano, pene, vulva o vagina” ha señalado Jose Manuel Ramón Y Cajal, especialista del Hospital San Jorge de Huesca y miembro de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia.

Esta enfermedad llega derivada en un 90 por ciento de los casos por el Papiloma Humano, un virus que infecta a la mayoría de las aragonesas alguna vez en su vida, eso sí pocas son conscientes de ello. “El VPH pasa en muchas ocasiones desapercibido pero no por ello hay que olvidar sus consecuencias”. Es lo que recuerdan los ginecólogos y obstetras aragoneses, quienes subrayan también la necesidad de prevenirlo, más ahora que existe tratamiento.

“La mayoría de los afectados no presenta síntomas, y su sistema inmunológico lo hace desaparecer sin que cause ningún daño. Por tanto, no hay percepción de riesgo y ése es el riesgo” ha apuntado Miñano.
Así pues los ginecólogos aragoneses alertan de la necesidad de prevenir el virus y su principal derivado, el cáncer de cérvix. “Y más ahora, que existe una vacuna comercializada en farmacias. La estadística refleja que las mujeres que se la inyectan reducen en un 70 por ciento las posibilidades de padecer un cáncer de cuello de útero y en un 90 por ciento las verrugas anogenitales”, ha afirmado.