Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 16:05

El 29,2 por ciento de los jóvenes menores de 15 años sufren exceso de peso

La directora general de Salud Pública presentó los datos e hizo un llamamiento a la implicación de toda la sociedad para luchar contra esta lacra

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Toledo
Diez de cada cien niños y niñas de entre los 2 y los 15 años de la región sufren obesidad infantil, según afirmó ayer la directora general de Salud Pública, Berta Hernández, que hizo un llamamiento para que toda la sociedad castellano-manchega se implique cada vez más en la prevención y lucha contra esta lacra. A esta circunstancia se suma que, además, el 18% tiene sobrepeso, por lo que en total, un 29,2% de la población infanto-juvenil sufre exceso de peso, que se sitúa en torno a la media nacional.

De izquierda a derecha: Julián Creis, Berta Hernández y Tomás Martínez de Anca.

Hernández hizo referencia a estos datos durante la presentación en Toledo de los resultados del Plan de Prevención de la Obesidad Infantil en Castilla-La Mancha desde la oficina de farmacia, en la que estuvo acompañada por el presidente y el vicepresidente del Consejo Autonómico de Colegios Farmacéuticos, Tomás Martínez de Anca y Julián Creis, respectivamente.

El estudio que ha sido elaborado por el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha con el apoyo de la Consejería de Salud y Bienestar Social ofrece unos resultados similares a la de la Encuesta de Salud de Castilla-La Mancha, aunque su población diana es distinta, ya que se ha dirigido a los niños y niñas entre 6 y 12 años de edad.

Según el estudio, se detecta un aumento del porcentaje de obesidad en ese tramo de edad, de manera especial entre los 6 y 8 años de edad, y se mantienen las tasas de sobrepeso, con una mayor tasa de obesidad infantil en las provincias ubicadas más al sur. Estos datos pueden reflejar un abandono progresivo de la dieta mediterránea y un escaso peso del ejercicio físico regular en la actividad diaria de los niños y niñas de la región.

La directora general calificó de muy importante el estudio ya que permite a las autoridades sanitarias disponer de una fotografía completa de la situación de la obesidad y el sobrepeso en un tramo muy concreto de la etapa infantil y que servirá de base para continuar trabajando en las políticas de prevención de esta enfermedad en todos los sectores y niveles, desde el familiar, el comunitario, el escolar o el asistencial, “ya que estamos ante una tarea que no corresponde sólo a una Administración sino que tiene carácter transversal”.

En su intervención, la responsable de Salud Pública señaló que la nueva Encuesta de Salud de Castilla-La Mancha 2010, de la que se está ultimando sus resultados definitivos, detallará comparándola con la de 2006 el avance o retroceso de la obesidad infantil en la región y el impacto de las actuaciones impulsadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha a través de la Estrategia Regional sobre Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (Estrategia Naos) destinada a promover desde las edades más tempranas una cultura alimenticia basada en una dieta equilibrada y variada, complementada con hábitos de vida saludables.

Comedores escolares

Como ejemplo de esa tarea de prevención de la obesidad infantil, la directora general destacó la supervisión que hace el Gobierno de Castilla-La Mancha de los menús escolares para que se ajusten a las necesidades nutricionales de los colegiales, junto con la edición de una guía de alimentación editada conjuntamente con la Consejería de Educación y Ciencia para los comedores escolares, pero ha advertido que ofrecer una alimentación adecuada a los niños y niñas no es sólo una responsabilidad de los centros educativos sino que también tiene mucha implicación las madres y padres.

En ese sentido, invitó a las familias a que durante las fiestas navideñas incorporen la actividad física regular como una parte esencial del tiempo de ocio y tiempo libre que van a tener con sus hijos, ya que la lucha contra la obesidad infantil no sólo se combate desde la nutrición sino también desde el ejercicio físico.

Por su parte, el presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha destacó el papel de agente de salud que pueden ejercer estos profesionales y advertido también que en el estudio se desprende que se debe reforzar las actuaciones preventivas en este campo, ya que si no dentro de veinte o treinta años uno de cada cuatro adultos será obeso, con todas las implicaciones sanitarias, asistenciales que genera esa enfermedad.

Datos

Unas 400 oficinas de farmacia de la región repartidas en las cinco provincias y ubicadas tanto en zonas urbanas como rurales, en torno al 34 por ciento del total, han participado en este estudio de prevención de la obesidad infantil.

Se han llevado a cabo un total de 3.692 encuestas a niños y niñas entre 6 y 12 años de edad, de las cuales se desprende un porcentaje total de sobrepeso y obesidad del 27,8 por ciento, del cual el 17,5 por ciento corresponde a obesidad y el 10,3 por ciento, a sobrepeso. La mayor prevalencia de obesidad se da en el tramo entre los 6 y 8 años de edad, con un 20,7 por ciento.

De los datos recogidos en el estudio se señala que nueve de cada cien niños y niñas entre 6 y 12 años de edad nunca desayunan o no lo hacen más de un día a la semana y un mismo porcentaje tampoco toman el almuerzo de media mañana. Otro 7 por ciento omite la comida algún día, un 24 por ciento la merienda y un 6 por ciento la cena. Por otro lado, casi el 40 por ciento de los niños y niñas picotean algún día y el 7,6 por ciento, todos los días.

En cuanto a la pirámide nutricional, el estudio señala que siete de cada diez niños y niñas entre 6 y 12 años encuestados en el estudio no alcanza la ingesta de una ración diaria de verdura y ensalada; y cuatro de cada diez, una ingesta diaria de fruta. Además, el 28 por ciento consume menos de dos raciones semanales de pescado.

Por otro lado, cuatro de cada diez encuestados consume cinco o más raciones semanales de embutidos y fiambres; dos de cada diez consume dos o más raciones de hamburguesas y pizzas cada semana y un 26,7 por ciento, uno o más raciones de bollería al día.

Por último, en cuanto a la actividad física el 8,9 por ciento de los niños y niñas encuestas nunca hace actividades físicas durante la semana y ese porcentaje se eleva al 21,6 por ciento si es en fin de semana.

Además, el estudio refleja un dato curioso es que en las provincias en que hay una mayor tasa de lactancia materna es también las que menor prevalencia de sobrepeso y obesidad tienen.

Según las conclusiones del estudio se sugiere una posible relación entre la obesidad y el peso al nacer, la lactancia recibida, la omisión del desayuno y el consumo excesivo de embutidos, bollería y comida rápida.