Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

El 29% de las camas hospitalarias en Alicante fue innecesario en verano

Sanidad las reagrupa desde hace años para optimizar los recursos

Miércoles, 09 de julio de 2014, a las 11:54
Redacción. Alicante

José Antonio Viudas.

La reagrupación de camas de hospitalización se planifica en función de la previsión del descenso de la demanda y la presión asistencial durante los meses de verano. De este modo, la reagrupación de camas no afecta a la actividad diaria normal de los hospitales de la provincia de Alicante. Se trata de una medida que se aplica desde hace años y tiene como objetivo agrupar al personal sanitario y pacientes de determinadas plantas, para así optimizar los recursos asistenciales y energéticos evitando tener abiertas salas en las que apenas se encuentran pacientes ingresados.

El índice de ocupación de los hospitales de la provincia de Alicante en los meses de verano del año 2013 fue del 71 por ciento de las camas abiertas, lo que supone que el 29 por ciento de ella permaneció libre. Así, el descenso de la presión asistencial permite realizar estos cierres temporales de camas sin que se vea afectada la calidad asistencial que se ofrece a los pacientes y se revela como una medida totalmente reversible, ya que si las necesidades asistenciales lo requieren se abren los espacios cerrados.

Respecto al número de ingresos, la media de los meses de julio, agosto y septiembre, se situaba en 2013 en 12.561, lo que supone un descenso de 5,98 puntos porcentuales respecto a los ingresos registrados en el mes de junio del mismo año, es decir, 13.360 ingresos.

Sin embargo, esta disminución del número de ingresos no está relacionada tanto con la reagrupación o cierre de camas sino con el tipo de patologías que requieren el ingreso, ya que en el periodo estival no se producen tantas hospitalizaciones originadas por enfermedades que sí que aumentan en los meses de invierno como la gripe, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o las descompensaciones de las patologías por parte de los enfermos crónicos.

Número similar de urgencias ingresadas

En cuanto a las urgencias registradas en el verano del pasado año, la media de los tres meses estivales se situaba en 67.644 urgencias mensuales atendidas, es decir, un 11,68 por ciento más que las registradas en el mes de junio del mismo año (60.568 urgencias). Este incremento de las urgencias atendidas en los hospitales alicantinos está relacionado con el aumento de población desplazada que visita la Comunidad durante el período estival.

Sin embargo, aunque aumentó el número de urgencias en los meses estivales, el número de urgencias que precisaron ser ingresadas se mantiene, dado que la media de estos meses se sitúa en el 13,23 por ciento, es decir, los hospitales de la provincia de Alicante no dejaron de ingresar una urgencia por tener camas reagrupadas, puesto que el índice de urgencias ingresadas respecto al total de urgencias atendidas es muy similar al del mes de junio del mismo año, que se situaba en 14,20 por ciento.

Más consultas de Primaria y menos de Especializada

Asimismo, en 2013, el número de consultas atendidas en Atención Primaria descendió en el mes de agosto más del 8 por ciento con respecto al resto del año, con 681.673 consultas atendidas de Atención Primaria, frente a las 746.274 consultas atendidas en el mes de junio. Esto supone una menor derivación de los pacientes a Asistencia Especializada, con el consiguiente descenso del número de consultas externas y de ingresos hospitalarios.

En este sentido, la media de consultas externas atendidas en verano de 2013 se situaba en 183.486, frente a las 239.008 atendidas en junio y la actividad quirúrgica se situaba en 9.336 intervenciones de media mensual frente a las 12.684 del mes de junio.

Ahora bien, lo que desciende es la actividad programada porque tanto las intervenciones tumorales, como las cardíacas y de otro tipo de patologías que lo requieren, se operan igual en verano que el resto del año, porque se considera prioritario y los quirófanos se ajustan a esas necesidades. Por otra parte, la reducción de las intervenciones quirúrgicas también se debe a que muchos pacientes que precisan una intervención no urgente prefieren no programarla para el mes de agosto.