19 nov 2018 | Actualizado: 14:30

“El 2010 ha sido un año perdido para la Sanidad regional”

La popular critica las políticas de Barreda, que le “incapacitan” para gestionar este servicio público

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Toledo
Tras atacar la pasada semana los presupuestos, en el Partido Popular toca ahora hacer balance de la gestión del Gobierno de Barreda en las distintas áreas que dependen de sus competencias. Así, en lo que se anuncia una dura campaña electoral que parece haber comenzado hace tiempo, Carmen Casero, viceportavoz del Grupo Popular en las Cortes regionales, ha iniciado el año atacando a las políticas sanitarias de la región en el pasado 2010, que han llevado al Sescam "a la quiebra ténica" y han supuesto "un incremento de las listas de espera". A su modo de ver, por tanto, 2010 "ha sido el año en que Barreda ha puesto la Sanidad pública en cuarentena".

Carmen Casero.

Así, Casero denunciaba que en 2010 el Ejecutivo regional ha hecho más pobre a la Sanidad regional de mano de "ataques presupuestarios, recortes sociales y falta de respeto a los derechos adquiridos por los profesionales y a la propia dignidad de los pacientes", por lo que ha calificado el año como "perdido", ya que ha visto cómo se incumplían ciertas leyes, como la de Garantías en Atención Especializada, o aumentaban las listas de espera, algo de lo que ha culpado directamente a José María Barreda.

Un presidente que, además, y según considera Casero, se mantiente "ajeno a los problemas, más preocupado por su situación electoral que por la salud de la Sanidad", y, como ejemplo, señaló la reducción de plazas de Médicos Internos Residentes (MIR), que se han visto rebajadas en un 3 por ciento o las "cerca de 70.000 facturas escondidas en los cajones que no pagan a los proveedores y donde la mayoría son gastos del Sescam", afirmó.

No se quedó ahí la portavoz popular, que fue más allá y acusó a Barreda de no tener la Sanidad pública entre sus prioridades, lo que queda ejemplificado en el aumento de los conciertos con clínicas privadas, que han pasado de 73 millones de euros en 2005 a los cerca de 115 previstos para 2011, lo que demuestra, según Casero, "la doble moral que preside el comportamiento de Barreda, que critica lo justamente que hace: gestionando y privatizando servicios públicos".

Por otra parte, y en lo que se refiere al Sescam, el Partido Popular considera que ha entrado en "quiebra técnica", y señaló que Barreda ha fracasado también en la llamada "arquitectura sanitaria"y, en este sentido, calificó como "gastos suntuosos e innecesarios" los acometidos en edificios burocráticos del Sescam y de la Consejería de Salud, unos gastos, que según señaló ascienden a 51 millones de euros, que "se podrían haber destinado a la construcción eficaz y efectiva del nuevo Hospital de Toledo; a garantizar que las obras del Hospital de Cuenca no van a sufrir ningún retraso o para avalar financieramente la ampliación del Hospital de Albacete", afirmó, en un ejercicio de conjetura.

Así, en definitiva, Carmen Casero concluía afirmando que Barreda "carece de liderazgo, de solvencia política y sus propuestas presupuestarias no apuestan por la Sanidad Pública como demuestra el Presupuesto que acaba de aprobar el PSOE", lo que, en su opinión, le "incapacita" para gestionar la Sanidad regional.