Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:30

El copago hospitalario, en vigor el 1 de octubre

Medio centenar de medicamentos para enfermedades graves o crónicas pasan a tener copago para los asegurados no hospitalizados

Jueves, 19 de septiembre de 2013, a las 11:24

Redacción / Eduardo Ortega. Madrid
El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este jueves las condiciones de financiación de casi medio centenar de medicamentos de dispensación hospitalaria en el Sistema Nacional de Salud (SNS). A partir del próximo 1 de octubre, los asegurados que precisen de estos tratamientos deberán abonar un 10 por ciento del precio de los mismos, con un máximo de 4,20 euros por medicamento.

Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia.

La lista de fármacos sujetos a copago para pacientes no hospitalizados se ha mantenido prácticamente inalterada a la anunciada a finales de 2012 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Sin embargo, la aportación máxima ha pasado de ser 4,13 a 4,20 euros, una subida del 16,6 por ciento sobre lo previsto en el primer borrador de la norma.

En la lista de fármacos sujetos a copago se encuentran tratamientos contra el cáncer de mama (Tyverb y la quimioterapia oral Xeloda), el cáncer de pulmón (Tarceva e Iressa), el cancer renal (Votrient, Nexavar, Afinitor y Sutent), los tumores cerebrales (Temodal, Temomedac y Temozolomida) y el cáncer de próstata (Zytiga).

También incluye a tratamientos contra diferentes leucemias (Tasigna, Sprycel, Glivec y Siklos) y linfomas (Zytiga); y a varios antivirales, indicados para pacientes con hepatitis C (Ribavirina, Pegintron, Pegasys, Rebetol, Copegus, Victrelis e Incivo), hepatitis B (Zutectra), citomegalovirus (Valcyte) y prevención de virus respiratorios en niños (Synagis).

Otros fármacos con copago son Enbrel y Cimzia (indicados para tratar varias artritis); Bondronat (para la osteoporosis); Stelara (psoriasis); Xolair (para el control del asma); Visudyne (para la degeneración macular asociada a la edad); Dificlir (para la diarrea); Samsca (para la hiponatremia); Mirena (DIU para la menorragia idiopática); Elonva (estimulador del desarrollo folicular en tratamientos de reproducción asistida), Sativex (para la esclerosis múltiple) y el test Lactest, para detectar la intolerancia a la lactosa.

El cómo cobrar: cuestión autonómica

Según fuentes del Ministerio de Sanidad consultadas por Redacción Médica, aunque el cobro del copago será obligatorio en  todas las autonomías, el cómo y el metodo lo decide cada región.  “El mecanismo va a depender de lo que decida cada consejería”, aseguran.

Hay que recordar que  ni los hospitales ni los servicios de farmacia de los centros sanitarios públicos están preparados para llevar a cabo el cobro de este tipo de copago. De hecho, esta era una de las principales preocupaciones expresadas por José Luis Poveda, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, cuando se tuvo noticia de la iniciativa de Sanidad hace unos meses. “El esfuerzo para poner en marcha un sistema de copago de medicamentos hospitalarios va a ser grande en comparación a lo que se recaude”, explicaba a esta publicación.

Sobre la medida en sí misma, Poveda reiteraba que “se va a obtener poco ahorro. El entorno hospitalario es totalmente diferente al de Primaria”. De hehco, la SEFH calculó que el ahorro que se alcanzaría sería solo del “0,1 por ciento” y advertía de que “las necesidades no son sustituibles en enfermedades en las que las consecuencias pueden ser fatales”.