Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30

Echániz asegura que la región tendrá un modelo sanitario sin “nada que ver” con el de Madrid

El consejero se ha referido al cambio de gestión de los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y Manzanares

Sábado, 23 de febrero de 2013, a las 16:29

Redacción. Toledo
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha avanzado que el nuevo modelo de gestión público-privada de los hospitales comarcales no tendrá "nada que ver" con el que se aplica en Madrid u otras regiones y asegura que el personal sanitario seguirá siendo de la Administración.

José Ignacio Echániz.

Echániz se ha referido así al cambio de gestión de los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y Manzanares, convencido de que Castilla-La Mancha va a ser "punta de lanza" en la aplicación de un modelo "muy sensato, muy operativo, muy pensado", que "va a salir muy bien".

El consejero ha expuesto que en Castilla-La Mancha no se aplicará el conocido como "modelo Alzira" ni el de la Comunidad de Madrid, sino que va a ser uno "específico para Castilla-La Mancha, que no tiene nada que ver con el modelo de otras comunidades autónomas" y que -añade- va a poner a la región "en la vanguardia de la administración sanitaria". Ha anunciado que "dentro de muy poco tiempo" concluirá el trabajo previo realizado por los técnicos sanitarios, los servicios jurídicos y la intervención general de la Junta, con lo que saldrán unos pliegos por los que ya se han interesado mutuas laborales, al menos una decena de fondos de inversión y las principales empresas de gestión sanitaria.

La Consejería espera conseguir un ahorro de entre el 10 y el 20 por ciento mediante este nuevo modelo de gestión.
La idea es que esas empresas se hagan cargo de la gestión de servicios generales -entre los que cita limpieza, seguridad, comida o mantenimiento- y la Administración regional ponga los profesionales, garantice que se presta "el mejor servicio posible" y, todo ello, sin perder "el control de la gestión".

Echániz ha dejado claro que el personal sanitario va a seguir siendo "el nuestro", el del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, y que la base de su salario será "la actual". Pero, ahora, ha matizado, se podrán aplicar criterios que desde una gestión pública son imposibles, como la capacidad de "motivar" a los profesionales retribuyendo mejor al que trabaje mejor, al que estudie más, al que sea un médico "excelente" en términos de salud o de satisfacción ciudadana. Echániz ha subrayado que los resultados se medirán desde "muy pronto", y ha pronosticado que van a ser "espectacularmente positivos" y asegura que siempre serán comunicados con transparencia a ciudadanos, alcaldes y profesionales.

El consejero asume que el nuevo modelo generará protestas, como ha ocurrido en Madrid, porque "siempre habrá gente que quiera enredar y gente que quiera volver al siglo XIX", pero deja claro que ese "ruido" no va a frenar los planes del Gobierno, pues tiene "legitimidad para hacerlo, la mayoría parlamentaria y el convencimiento de las bondades de este modelo".