12 dic 2018 | Actualizado: 22:10
mar 28 octubre 2014. 19.32H
Redacción. Almería
El Complejo Hospitalario de Torrecárdenas ha decidido a través de su comité de crisis destinar hasta dos plantas del Hospital Cruz Roja a alojar casos de riesgo sospechosos de haber sido contagiados por el virus del ébola para la fase de cuarentena; una medida que ha sido criticada por el sindicato UGT al entender que el centro “no reúne las condiciones necesarias”, y que la decisión es una “excusa” para “cerrar plantas”.

María José Sánchez Rubio, consejera de Salud.

La decisión, que se adopta tras los cambios introducidos en el protocolo de actuación frente al virus por parte de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, prevé el uso de la primera planta del hospital para estos casos, ya que se trata de un área provista de seis habitaciones, en la que se atiende durante los periodos de alta frecuentación a aquellos pacientes pluripatológicos cuyo estado de salud se agrava en el periodo invernal.

En esta línea, según apunta la consejería en una nota, se trata de un “dispositivo de refuerzo”, que actualmente “se encuentra en situación de reserva como viene siendo habitual en estas fechas”. Dicha reserva se prolongará con el objetivo de alojar a esos contactos sospechosos “sin que ello suponga el cierre de ningún servicio o la reducción de personal, ni una merma en la calidad de la atención que se presta en el Hospital Cruz Roja”. Asimismo, han apuntado que la tercera planta de este centro “funciona con total normalidad y lo va a seguir haciendo durante los próximos meses” si bien “se estudiaría su posible uso” si “el número de contactos en cuarentena superase la capacidad de la planta designada”, esto es, la primera.

En cualquier caso, si alguna de las personas en cuarentena comenzase a manifestar síntomas, “pasaría a considerarse caso sospechoso y se trasladaría al Hospital Virgen del Rocío, centro regional de referencia, con carácter inmediato”; ha apuntado la consejería.