Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Domínguez se marca entre sus metas reducir la espera global a 35 días

La comisión de Salud aprueba por unanimidad incluir en la nueva Ley Foral de Salud las recomendaciones de buen gobierno del Consejo de Europa

Martes, 01 de marzo de 2016, a las 17:38
Redacción. Pamplona
El consejero de Salud, Fernando Domínguez, ha anunciado en la comisión del ramo del Parlamento de Navarra los objetivos de su departamento para la legislatura, entre los que figura la reducción de los tiempos de espera.

El consejero de Salud, Fernando Domínguez.

Tras “un periodo interno de debate” en el seno del Servicio Navarro de Salud (SNS-O), la consejería ha elaborado un plan de acción para el periodo 2016-2019 que incluye 59 planes enmarcados en ocho “objetivos estratégicos”. Entre esos objetivos, se menciona la priorización de la prevención y la promoción de la salud, orientar los servicios a la ciudadanía y promover su autonomía, promover la innovación o impulsar la implicación profesional.

Domínguez, que ha destacado que estas líneas de actuación van “más allá del acuerdo programático” de los cuatro partidos que sostienen el Gobierno foral, ha señalado que su meta es “garantizar un sistema sanitario público universal, sostenible y de calidad, que dé una respuesta oportuna a los derechos de la población”.

Entre los objetivos que el departamento prevé alcanzar antes de 2019 figuran, según ha expresado el consejero, “reducir tiempos media de espera globales a 35 días, extender el programa de crónicos, reducir un 25 por ciento los pacientes polimedicados, duplicar la hospitalización a domicilio, incrementar un cien por cien la inversión en investigación y un 50 por ciento los presupuestos de formación, y extender el programa de cáncer de colon al cien por cien de la población”.

Buen gobierno

Por otro lado, la comisión de Salud ha aprobado por unanimidad una resolución impulsada por el Grupo socialista en la cámara en la que se insta al Gobierno de Navarra a “incorporar en la nueva Ley Foral de Salud que está elaborando y en su posterior desarrollo normativo” una serie de recomendaciones de “buen gobierno” establecidas por el Consejo de Europa.

La aplicación de esas recomendaciones implica medidas como la creación de órganos colegiados en todos los centros y organizaciones del SNS-O, para permitir una mayor autonomía de gestión y una mejor rendición de cuentas y transparencia; la profesionalización de la función directiva, restándole connotaciones partidarias y haciéndola más estable y eficaz, o el refuerzo de las estructuras de asesoramiento y participación profesional, para garantizar el rigor científico-profesional en la toma de decisiones.

También se habla de instar a los centros a mejorar la publicación de la información relevante en Internet, la transparencia y la rendición de cuentas y a dotarse de sistemas normalizados de buenas prácticas.

La resolución aprobada es producto de una enmienda de modificación presentada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E y aceptada y suscrita también por PSN, titular de la iniciativa.