Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Viernes, 21 de noviembre de 2014, a las 17:30
Redacción. Madrid
Investigadores españoles han desarrollado un nuevo implante osteointegrado para amputaciones de miembros inferiores que permite a los afectados caminar más distancia y a más velocidad, al tiempo que puede reducir el riesgo de infecciones gracias a su mecanismo de implante. El jefe de Servicio de Medicina Física y Rehabilitación y de la Unidad de Medicina Deportiva del Hospital de Mataró (Barcelona), Lluís Guirao, ha presentado los primeros resultados de un ensayo clínico con este novedoso implante, en el marco de la Feria Orto Medical Care que se celebra en Madrid, que muestra como los pacientes logran andar un 25 por ciento más de distancia después de estar 14 meses con él, de 98 a 122 metros de media.

Asimismo, también aumentaron su velocidad (de 49,2 a 61,3 metros por minutos) y el número de horas de uso (de 10,1 a 12,9 horas), al tiempo que redujo la sensación de dolor. El implante, desarrollado por la empresa Tequir bajo el nombre comercial de ‘Keep Walking’, se inserta en el fémur mediante una sencilla intervención quirúrgica y se ancla al hueso mediante la osteointegración, fenómeno biofísico que produce la unión molecular de un metal (titanio) con el hueso, como ha explicado el doctor Guirao.

El titanio puro es el metal que mejor imita las características mecánicas del hueso y es el más biocompatible. La osteointegración es ampliamente utilizada en implantes dentales y en pacientes amputados de miembro superior e inferior. Actualmente, este tipo de implantes osteointegrados enfocados a los amputados se usan en otros países con la diferencia de que lo hacen con un pin externo, una conexión que sale de la piel del paciente. Sin embargo, este dispositivo no necesita de dicha conexión, ya que se implanta mediante un proceso de 6 semanas hasta que el paciente puede volver a utilizar su prótesis, lo que elimina el riesgo de infecciones.

Además, aporta al amputado transfemoral las ventajas del paciente desarticulado de rodilla, cambiando el apoyo isquiático por el apoyo distal. De hecho, desde la compañía creen que está especialmente indicado en pacientes con amputación femoral por causa vascular y a los que se le asocian otras comorbilidades como hipertensión, diabetes, problemas respiratorios o cardiacos y mayores de 50 años.

La empresa está desarrollando la Fase II del trabajo para integrar el pin externo para conectar a la prótesis de pierna, incorporando soluciones que minimicen los problemas actuales de este tipo de implantes. El objetivo, según Tequir, es que el implante pase a formar parte de la cartera de productos financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS).