Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Diego ofrece un pacto político para blindar la sanidad pública

Se compromete a atender reclamos para mejorar las condiciones de los pliegos

Sábado, 04 de mayo de 2013, a las 16:44

Redacción. Santander
El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha ofrecido este sábado a los grupos políticos con representación en el Parlamento regional un pacto para “dejar absolutamente claro y comprometido de aquí a 2020 y más allá” el carácter público tanto del Hospital de Valdecilla como de la sanidad cántabra. Cabe recordar, en este sentido, que otras autonomías como Castilla-León han procedido de manera similar, solo que en este caso se ha buscado el acuerdo del sector más que el de la esfera exclusivamente política.

Ignacio Diego, presidente de Cantabria.

En este sentido, Diego se ha comprometido a trabajar con un documento que posteriormente será remitido a las diferentes formaciones y en el que queden delimitadas “las líneas rojas que nunca se deberán cruzar por ningún partido, gobierne quien gobierne, en cuanto al carácter público de la sanidad”.

Así se lo ha trasmitido el presidente cántabro a representantes de los grupo parlamentarios Popular,  Eduardo Van den Eynde; Regionalista, Rafael de la Sierra y José María Mazón, y Socialista, Miguel Ángel Palacio y Juan Guimerans, en el transcurso de un encuentro en la sede del Gobierno en el que también ha apelado al consenso para solucionar el problema que sufren centenares de familias cántabras sobre cuyas viviendas pesan sentencias de derribo.

Diego ha explicado que su Gobierno trabaja para que las obras de Valdecilla, que es una “seña de identidad” de Cantabria y “motivo de orgullo” para los cántabros, estén concluidas a finales de 2014 o principios de 2015. Y lo está haciendo, ha añadido, desde el principio de “mantenimiento indiscutible del carácter público del hospital”, gestionado por el Servicio Cántabro de Salud y externalizando “exclusivamente” los mismos servicios no sanitarios que ya lo están en la actualidad.

En relación con el recurso que el Partido Socialista y los sindicatos CCOO y UGT han interpuesto contra el concurso de Valdecilla, Diego ha asegurado que no entendería nunca que estos recursos se plantearan para “torpedear o retrasar la finalización de las obras” y se ha comprometido a atender todas aquellas reivindicaciones que puedan mejorar el pliego del concurso.

Por todo ello, porque confía en que a todas las organizaciones políticas de Cantabria aspiran a posicionar al hospital como “referente mundial”, Diego ha propuesto diálogo sin “condiciones previas” para materializar un acuerdo del que “sólo se excluirán quienes quieran hacer de Valdecilla una bandera política partidista”.

Concertación social

A las peticiones de aunar voluntades en torno al compromiso público con Valdecilla y con la sanidad regional, y a la solución al asunto de los derribos, Ignacio Diego ha sumado la disposición del Gobierno de “dar continuidad con mayor intensidad” al diálogo con las organizaciones sindicales y con la CEOE de Cantabria en el ámbito de la Concertación Social.

El presidente cántabro ha reafirmado su creencia en la concertación como instrumento para generar actividad y empleo en la comunidad autónoma, que es el fin último que persigue su Ejecutivo. “La mejor concertación social posible es llegar a acuerdos que generen actividad y empleo en Cantabria”, ha dicho, poniendo como ejemplo la conclusión de las obras de Valdecilla.

Asimismo, ha “tendido mano” a sindicatos y empresarios para alcanzar consensos en cada una de las mesas de Concertación Social, consensos que posteriormente se remitirían al Parlamento regional para que tenga conocimiento de ellos.

“Si las fuerzas social, sindicatos y empresarios quieren, estamos dispuestos a sentarnos a dialogar e intentar alcanzar un acuerdo que sea bueno para crear empleo en la región, reforzar la cohesión social y ayudar a la reactivación económica”, ha concluido el presidente Diego.