13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Ocho puertos y cinco aeropuertos podrán responder a emergencias de salud pública internacional

Se da cumplimiento al reglamento sanitario internacional aprobado en la 58ª Asamblea Mundial de la Salud

Viernes, 07 de marzo de 2014, a las 15:47
Redacción. Madrid
El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes, a propuesta de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, un acuerdo por el que se establecen los ocho puertos y cinco aeropuertos españoles designados como “puntos de entrada con capacidad de atención a emergencias de salud pública de importancia internacional (Espii)”.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Defensa y Sanidad, Pedro Morenés y Ana Mato, tras el Consejo de Ministros de este viernes.

De acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional, una emergencia de salud pública de importancia internacional implica un evento extraordinario que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a causa de la propagación internacional de una enfermedad, y podría exigir una respuesta internacional coordinada. Las emergencias de salud pública de importancia internacional son determinadas por la Organización Mundial de la Salud, como las declaradas con motivo del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), la pandemia de gripe A, o la catástrofe de Fukushima.  

Las medidas, que se deberán garantizar en estos puntos ante cualquier emergencia de salud pública de importancia internacional serán: establecimiento de los procedimientos para la actuación las 24 horas de los servicios sanitarios de sanidad exterior en los puntos de entrada designados; mantenimiento del equipamiento básico para afrontar cualquier emergencia de salud pública de importancia internacional.

El acuerdo es necesario para dar cumplimiento al Reglamento Sanitario Internacional que fue aprobado en la 58ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada en Ginebra. En él se establece que su finalidad y alcance es el de «prevenir la propagación internacional de enfermedades, proteger contra esa propagación, controlarla y darle una respuesta de salud pública proporcionada y restringida a los riesgos para la salud pública, evitando al mismo tiempo las interferencias innecesarias con el tráfico y el comercio  internacionales».