Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 21:10

Desestimado el recurso de la OMC a Enfermería Geriátrica

La Abogacía del Estado defendía que no había intromisión en el diagnóstico médico

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Madrid
La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha dictado una sentencia por la que desestima el recurso interpuesto por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos contra la Orden SAS/3225/2009, de 13 de noviembre, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de Enfermería Geriátrica.

El presidente enfermero, Máximo González Jurado, y el médico, Juan José Rodríguez Sendín, en julio de este año.

El recurso exponía que la orden vulneraba diversos aspectos de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), al interpretar que, por la vía de los programas de especialidades de enfermería, podrían adquirirse competencias profesionales que no corresponden al título en cuestión. En concreto, alegaba que el programa formativo alberga determinados contenidos y ámbitos profesionales atribuidos en exclusiva a los médicos y odontólogos, como son la realización de diagnósticos y el tratamiento terapéutico, de donde termina por deducir una atribución competencial que, a su juicio, no corresponde a las enfermeras.

La Abogacía del Estado y la Asesoría Jurídica del Consejo General de Enfermería se opusieron a ello alegando, principalmente, que la orden no establece una regulación profesional y que, en cualquier caso, los conocimientos no constituyen un patrimonio privativo de ninguna especialidad. Además, la citada norma, en ningún caso, se refiere al diagnóstico médico, sino al derivado de las propias competencias enfermeras (es decir, al diagnóstico enfermero). Diagnóstico y tratamientos farmacológicos eran, pues, los dos aspectos debatidos sobre los que la sentencia de la Audiencia Nacional ha dado la razón a la profesión enfermera, según indica el Consejo General de Enfermería.

Diagnóstico

En cuanto al diagnóstico, la sentencia ha aplicado una jurisprudencia ya constante de la misma Sala (sentencias de 16 y 30 de septiembre de 2009 y 3 de febrero de 2010), y más especialmente, la regulación contenida en la LOPS, concretamente lo relativo al ejercicio de cada profesión con autonomía y responsabilidad propias (artículo 4), pero teniendo en cuenta la necesaria colaboración multidisciplinar. En definitiva, dichas competencias de diagnóstico enfermero pueden llevarse a cabo en el contexto del artículo 7 de la citada ley, esto es, sin perjuicio de las funciones que, de acuerdo con su titulación y competencia específica, corresponda desarrollar a cada profesional sanitario.

Competencias y objetivos

En relación con las actuaciones enfermeras en el ámbito del medicamento, incide la sentencia muy especialmente en la novedosa regulación contenida en "la Ley 28/2009, de 30 de diciembre, de modificación de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios (conocida popularmente como 'ley del medicamento')", que se hace eco de una cuestión asumida en la práctica diaria de nuestro sistema sanitario, y que tiene como objetivo fundamental la seguridad y el beneficio de los pacientes y de los propios profesionales. En tal sentido, la sentencia aclara que la orden impugnada no comporta una nueva distribución de funciones, sino una definición de las competencias y objetivos que se pretenden en la formación especializada de geriatría, con el fin de adaptarla a las nuevas previsiones formativas plasmadas con posterioridad en la Ley 28/2009.

Como consecuencia de todo ello, la Sala termina desestimando el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y ratificando la plena legalidad de la Orden de 13 de noviembre de 2009.