16 nov 2018 | Actualizado: 18:20
Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Mérida
El Club LinEX-Magic Extremadura desarrolla un programa de ajedrez en la comunidad terapéutica de La Garrovilla de atención a drogodependientes, gracias al cual las personas que residen en este centro aprenden habilidades basadas en la estrategia ajedrecística que pueden aplicar para lograr un cambio en su estilo de vida.

Montero, Pacheco y Montero.

El secretario técnico de Drogodependencias, Quintín Montero; el director gerente del Servicio Extremeño Público de Empleo (Sexpe), Rafael Pacheco; y el directivo del Club de ajedrez LinEX-Magic, Juan Montero, han presentado este programa, denominado “Jugando corto, mirando largo”. El programa se creó en el año 2008 con el apoyo del Sexpe, con el fin de aplicar a la vida diaria de las personas los principios de la estrategia ajedrecística, basados en la planificación y el autocontrol. El programa va dirigido a diversos colectivos sociales en riesgo de exclusión o especialmente vulnerables, ha permitido la contratación de siete trabajadores y ha contado con una inversión de 83.000 euros por parte del Sexpe.

Juan Montero, directivo del Club LinEX-Magic, manifestó que el ajedrez enseña a estas personas a ser responsables de sus propias vidas y lograr un futuro mejor, ya que el ajedrecista mueve sus propias piezas, y añadió que se trata de una actividad innovadora, “made in Extremadura” , al tiempo que se forma a otras personas en esta práctica.

El gerente del Sexpe, Rafael Pacheco, señaló a su vez que este es un buen ejemplo de la colaboración que mantiene este servicio con las entidades sin ánimo de lucro para la realización de programas de inserción laboral, mediante la concesión de ayudas para la contratación de desempleados durante seis meses. Por su parte, el secretario técnico de Drogodependencias, Quintín Montero, explicó que la comunidad terapéutica de La Garrovilla es la única de titularidad pública que hay en Extremadura y en la misma trabajan 16 profesionales. Las personas que residen en esta comunidad responden al perfil de varón que reside en Badajoz y que consume heroína y cocaína, reside con sus padres, se encuentra en paro pero ha trabajado anteriomente, tiene estudios de primaria y ha sido derivado a la comunidad terapéutica desde los Cedex que hay en la región.

En Extremadura hay nueve comunidades terapéuticas, en las que durante 2009 fueron atendidas más de 600 personas en régimen residencial.