14 dic 2018 | Actualizado: 17:40
lun 05 enero 2015. 17.09H
Redacción. Bilbao
Los sindicatos del Hospital de Cruces han denunciado que hay pacientes que llevan más de 45 horas esperando a que se les asigne una cama a consecuencia del colapso en el servicio de Urgencias durante la mañana de este lunes.

Santiago Rabanal, gerente del Hospital de Cruces.

Se trata de "una situación que irá a más, si no se adoptan medidas urgentes y que, además, se ha repetido durante toda la semana pasada, sin que desde la gerencia del hospital se hayan adoptado medidas correctoras", han alertado ESK, Satse, ELA, UGT, CCOO y LAB.

Y es que, tal y como explican, actualmente hay cinco pasillos en Urgencias en los que tienen que estar los enfermos. "Durante la semana pasada, se han repetido estos episodios donde los pasillos han llegado el pasado lunes a ser 16", aseguran.

Por ello, califican la situación de "tercermundista e intolerable” ya que, dicen, impide ofrecer a los enfermos una “estancia digna y supone la pérdida de intimidad y confidencialidad del paciente". "También supone que los trabajadores están sometidos a un aumento de las cargas de trabajo y a una fuerte presión psicológica por las condiciones del trabajo que soportan e inciden en el aumento del riesgo de errores", añaden.

Contradicen la versión de la gerencia

Los sindicatos contradicen la opinión de la gerencia, quien considera que este hecho se produce cíclicamente “y no está relacionada con situaciones de aumento de enfermedades infecciosas”, al afirmar que es un problema estructural motivado por el déficit de camas. En este sentido, aducen que esta situación está "totalmente injustificada, ya que actualmente hay camas cerradas en el hospital de Cruces con motivo de las fiestas navideñas".

Con todo, reclaman a la gerencia que se abran las camas cerradas actualmente "por decisión de la dirección del centro, con la única finalidad del ahorro económico y que se contrate el personal necesario para atenderlas" e instan al Departamento de Planificación de Osakidetza a que adopten las medidas necesarias para "canalizar de forma adecuada la afluencia de pacientes a las diferentes Urgencias de Vizcaya de forma equilibrada" así como que facilite al Hospital de Cruces la cobertura de camas desde otros hospitales de la red actualmente disponibles. Asimismo, piden que se refuerce la plantilla de la Urgencia, tanto personal sanitario como celadores, para "garantizar unas cargas de trabajo adecuadas que permitan ofrecer una atención de calidad y un trato cálido al enfermo".

"Estos hechos, por desgracia nada puntuales y por contra muy habituales en este centro, son la otra cara de Osakidetza y dicen muy poco a favor de la calidad de la asistencia sanitaria que tan a diario se pregona en términos de óptima desde la Consejería de Sanidad", concluyen.