20 nov 2018 | Actualizado: 16:40

Denuncia al SAS por “reiterado incumplimiento” de sentencias “firmes favorables”

Simeal ha decidido denunciar al Sistema Andaluz de Salud (SAS) por no respetar sentencias que “reconocen sus derechos como empleados estatutarios y públicos”

Viernes, 17 de octubre de 2014, a las 13:03
Redacción. Almería
Varios responsables del Sindicato Médico de Almería (Simeal) ha denunciado este jueves a la Fiscalía el “reiterado incumplimiento” por parte del SAS de sentencias “firmes favorables a sus intereses sociolaborales” y que “reconocen sus derechos como empleados estatutarios y públicos andaluces”.

Los sindicalistas hablan de “desacato” del SAS

Nicasio Marín.

La denuncia, remitida al fiscal jefe de Almería, Antonio Pérez Gallegos, indica que el SAS estaría incurriendo en “desacato” y critica que la Junta este “limitando consciente y deliberadamente la tutela judicial de sus empleados públicos” al tiempo que exigen “el inmediato resarcimiento de los derechos económicos arrebatados de forma injusta”.

Detalla que las sentencias están siendo “continuamente recurridas con petición de nulidades históricas para así demorar en el tiempo su aplicación”, lo cual, según remarca, supone un “perjuicio económico para el erario público, y al final los ciudadanos son los que pagan los intereses de demora”.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del Palacio de Justicia de Almería, el presidente de Simeal, Nicasio Marín, ha trasladado que entiende que “el abuso de poder” de los gerentes del SAS podría constituir un tipo penal tipificado como tal en el artículo 410 del Código Penal, “que obliga a las autoridades y funcionarios públicos a dar el debido cumplimiento a resoluciones judiciales, decisiones u órdenes de la autoridad superior dictadas dentro del ámbito de su respectiva competencia”.

“Continuo abuso de poder”

Marín, quien ha lamentado que este “continuo abuso de poder” les esté obligando a tener que recurrir continuamente a los tribunales de justicia para reclamar sus derechos, ha reprochado a los responsables del SAS que “guarden en un cajón sentencias no recurribles y que se han de ejecutar” y ha considerado que ese “desacato” es “incumplir” un deber constitucional.

“La inercia de impunidad estructural está llevando al colapso de los juzgados de lo contencioso-administrativo, con una media de más de 300 demandas al año por incumplimiento”, ha apuntillado.

Acompañado por el secretario del Sindicato Médico de Almería, Francisco Durbán, y por el abogado Francisco Rodríguez, ha indicado que entre los asuntos reclamados en los juzgados y que han sido recurridos se encuentran aspectos como la regularización contractual de los eventuales y el reconocimiento de todos sus derechos y haberes económicos, así como la reclamación de descansos semanales, descansos por guardias en sábado o la paga extraordinaria de diciembre de 2012. También se incluyen otras que afectan a la situación laboral de las doctoras que encuentran numerosas dificultades para poder compatibilizar trabajo y maternidad.

“El SAS menosprecia a los tribunales almerienses haciendo caso omiso, y a los que representamos a los médicos, nos están limitando la tutela judicial efectiva, estamos sufriendo una auténtica indefensión, y esto es una ruptura de un principio constitucional”, ha asegurado Marín, para quien la Junta “utiliza la justicia como arma, consciente de su lentitud y de que nos cuesta dinero”.