21 nov 2018 | Actualizado: 10:50

CSI·F advierte del impacto de los despidos de teleoperadores del SAMU

Critica a la Consejería por realizar los despidos de forma unilateral

Lunes, 06 de mayo de 2013, a las 11:42

Redacción. Valencia
El sindicato CSI·F ha advertido, en un comunicado, del retraso que provoca la eliminación de los teleoperadores especializados en la atención por parte del Servicio de Asistencia Médica Urgente (SAMU) en las provincias de Valencia y Castellón. El sindicato explica que la dirección ha despedido a los profesionales que servían de enlace en la Central de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) de la Comunidad Valenciana. Ahora se ocupa el 112.

Rafael Cantó, presidente autonómico de CSI·F.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) considera que esta decisión repercute en una mayor espera por parte de los ciudadanos y que forma parte de las  medidas de “recorte que están desmantelando los servicios de urgencias valencianos”. Consejería de Sanidad ha llevado a cabo el despido de los teleoperadores, según el comunicado sindical, “de manera unilateral, sin negociación previa”.

CSI·F señala que la comunicación entre el ciudadano y los servicios de asistencia  médica urgente los realiza ahora el 112. Al contrario que en la Central de Información, “ya no se trata de profesionales especializados en materia sanitaria”. Además, el sindicato apunta que “someten a quien llama a un protocolo de preguntas que ralentiza la asistencia”.

Otro perjuicio para el ciudadano consiste en que estos teleoperadores del 112 están ubicados en La Eliana, mientras que locutores y médicos de Valencia tienen su base en el Hospital Doctor Peset. Hasta la reciente supresión de los teleoperadores especializados, las unidades del SAMU compartían espacio con el personal que atendía telefónicamente al ciudadano. De ese modo existía una agilidad en la reacción que ahora se ha perdido. En esta coyuntura CSI·F “no entiende el desmantelamiento del Cicuv y se prime la descoordinación entre teleoperadores, médicos y locutores”. El sindicato considera que obedece a criterios de “recorte indiscriminado” y que supone un perjuicio para el ciudadano, que tarda más en recibir la asistencia médica urgente.