14 dic 2018 | Actualizado: 21:45

CSIF insiste en los fallos del programa Medora

Provoca estrés en los sanitarios y trastornos en los usuarios, según el sindicato

vie 04 julio 2014. 11.36H
Redacción. Valladolid
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Castilla y León ha reivincado a la Gerencia Regional de Salud que resuelva, cuanto antes, los defectos y fallos del programa Medora de Atención Primaria, que, en su opinión, está condicionando la calidad del servicio sanitario y el trabajo del personal, que empieza a sufrir síntomas de estrés y de ansiedad, "ante la impotencia de no poder atender y trabajar correctamente".

Lentitud, retrasos, e incluso de errores de datos en los historiales médicos en la Atención Primaria de Salud, que, avisan, pueden provocar un agravamiento de la situación este verano con la presencia de médicos sustitutos temporales en las consultas, y un mayor número de pacientes por el aumento de vecinos en los pueblos.

CSIF denuncia dificultades para dar una cita previa, problemas en los listados de pacientes para consulta, lentitud del ordenador para acceder a datos o historiales, equivocaciones en los historiales médicos, bloqueos y 'cuelgues' del programa que provocan mucha pérdida de tiempo, circunstancias que se producen con más frecuencia.

La organización quiere dejar claro ante la sociedad el malestar de los profesionales, que "no son los responsables de las consecuencias de los defectos del programa, ya que los profesionales sanitarios o administrativos también sufren las consecuencias de los fallos del nuevo 'software' de Atención Primaria, que lleva meses causando problemas, desde que se instaló a finales del año 2013".

Deficiencias por los recortes

El programa Medora, que sirve para acceder a los historiales médicos de los pacientes, ha generado más de 9.000 errores en la Atención Primaria del conjunto de la comunidad, así como más de 500 incidencias en el CAU (Centro de Atención del Usuario), una situación que "no se puede alargar en el tiempo", según el sindicato independiente, y que "es una puntilla a otros problemas de calado que ya sufre la sanidad pública, como consecuencia de los recortes económicos".