14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Jueves, 22 de diciembre de 2011, a las 15:43

Redacción. Toledo
El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el decreto de ayudas de unos 320 euros de promedio por oficina de farmacia y mes, que viene a mejorar el margen de dispensación en las oficinas de farmacia rurales con menor facturación.

Cospedal preside la Junta de Castilla-La Mancha.

Así lo ha asegurado en la rueda de prensa para dar a conocer los acuerdos alcanzados por el Consejo de Gobierno, el consejero portavoz, Leandro Esteban, quien ha señalado que con esta decisión se pretende garantizar la prestación de un "servicio importante", como es la dispensación de medicinas en el ámbito rural.

Los requisitos para que estas farmacias del ámbito rural obtengan ayudas pasan, según ha detallado el consejero portavoz, por el hecho de que no superen los 200.000 euros anuales de facturación y que su media mensual sea inferior a 12.500 euros.

Asimismo, los titulares de las farmacias se comprometen a realizar programas de atención farmacéutica y actividades destinadas a la utilización racional de medicamentos, promovidas por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales.

Las farmacias que se acojan a esta medida han debido permanecer abiertas once meses en el ejercicio precedente. Quedan exceptuados supuestos de cierres temporales forzosos no debidos a sanción administrativa o inhabilitación profesional, debidamente autorizados por las administraciones sanitarias competentes.

El número estimado de oficinas que cumplen estos requisitos sería inicialmente 64, según los datos de facturación mensual del promedio de los meses de mayo, junio, julio y agosto de 2011 facilitados por el Servicio Salud Pública de Castilla-La Mancha (SESCAM). Por provincias, 21 de ellas se encuentran en Cuenca, 16 en Toledo, 14 en Guadalajara, 8 en Albacete y 5 en Ciudad Real.

Entrada en vigor

El decreto entrará en vigor el 1 de enero de 2012, razón por la cual, ha afirmado el portavoz del Gobierno regional, Castilla-La Mancha será "muy probablemente" la primera Comunidad Autónoma que ponga en marcha esta medida.

Según Esteban, Castilla-La Mancha tiene la peculiaridad de ser una región en la que los núcleos rurales dificultan la prestación de determinado tipo de servicios como éste y se trata de ayudar a que el servicio se preste en aquellas farmacias "que tienen condiciones peores" para hacer viable la posibilidad de venta y funcionamiento.

Farmacias de Toledo

De otro lado, Esteban ha sido preguntado por el hecho de que el Colegio de Farmacéuticos de Toledo haya planteado movilizaciones y no descarte el cierre de farmacias y el cese de la actividad si la Junta no cumple con los pagos previstos.

A este respecto, ha dicho que el Gobierno regional está haciendo "esfuerzos importantes" en ese orden y que el compromiso anunciado por el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, es el de ir retomando la normalidad, "y en ello estamos", ha añadido.

Para el consejero, "resulta evidente" que las medidas que quiere tomar el Colegio de Farmacéuticos de Toledo "perjudican" a los ciudadanos, y "no van en el mejor camino". Aún así, no ha querido entrar a valorar un hecho que no ha sucedido.