Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

CESM y Omega convocan huelga los días 9 y 10 de diciembre

Piden abrir una negociación sobre las áreas de gestión clínica

Lunes, 07 de octubre de 2013, a las 13:54

Redacción. Santiago de Compostela
Los sindicatos CESM y O'Mega han convocado a la huelga al personal facultativo del Sergas para los días 9 y el 10 de diciembre, para protestar por las medidas de recorte en la sanidad pública y en los medios humanos, además de para pedir la “inmediata paralización” de la aplicación del copago en medicamentos.

El colectivo justifica la convocatoria ante los “recortes en medios humanos”, sobre todo en personal facultativo, que repercuten “negativamente en la asistencia sanitaria”, tanto en centros de salud como hospitales. Por ello, exigen la reedición de la tasa de reposición y los contratos basura.

Los sindicatos exigen, además, la “inmediata paralización” de cualquier intento de aplicación del copago en medicamentos hospitalarios, que consideran “un atentado contra el derecho a la vida de los enfermos” y “una ofensa a la ética profesional” de los facultativos que los atienden.

Manuel Blanco Docanto.

Otro de los puntos solicitados es la apertura de una negociación sobre las áreas de gestión clínica para que “dejen de ser un instrumento para privatizar la sanidad pública”. También piden iniciar una negociación para concretar el proceso de recuperación de los “derechos laborales y retributivos” que ha perdido el sector de los facultativos durante la crisis.

Los sindicatos piden la “inmediata recuperación” del específico adicional y las dos extraordinarias, además de los días de libre disposición, que eran una “consecuencia” de una negociación que cambió el incremento salarial “por horas de descanso”.

En rueda de prensa, Víctor Crespo, de O'Mega, ha señalado que estas reivindicaciones abarcan tanto “cuestiones retributivas” como “derechos de toda la ciudadanía”. Esto último “de una importancia superior”, dado que son ellos los que tienen “que dar la cara” ante los recortes y también son usuarios de la sanidad pública.

Una falacia

Ángel Navarro, de CESM, ha argumentado que este colectivo se ve obligado a recurrir a una medida “tan extrema” por la “nefasta política de personal” de la administración y el “deterioro a la atención a los pacientes”, mientras el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, continúa “ajeno conscientemente” a las consecuencias de los recortes en el área sanitaria.

Así, ha recordado las palabras del presidente gallego cuando se comprometió a blindar la sanidad pública, y que ahora se ve como “una auténtica falacia”. “Las afirmaciones de ayer se tornaron en incumplimientos de hoy”, ha lamentado.

Por ello, ha criticado la “obsesión por abaratar costes” en perjuicio de la calidad en la atención al paciente y ha asegurado que no les cabe “la menor duda” de la “apuesta por la privatización” del Gobierno, ante una serie de medidas que están provocando una caída “en la esperanza de vida”.

Los responsables sindicales esperan una “gran afluencia” a la convocatoria y critican los servicios mínimos “abusivos”. A pesar de ello, han señalado que han convocado la protesta con “tiempo” y para que la Administración gallega tenga la “posibilidad” de iniciar una negociación y dar “explicaciones”.

Tampoco descartan participar en otras movilizaciones o medidas de presión junto otras organizaciones, dado que están “presentes” en otras plataformas junto a otros sindicatos.

Copago

También han apuntado las consecuencias de la aplicación del copago farmacéutico que ya se pueden ver “ahora mismo” en atención primaria, dado que las consultas han registrado un descenso por el “gasto” que tienen que hacer los ciudadanos. Asimismo han criticado el coste y esfuerzo que supone para las pensionistas, que en ciertas afecciones como “hepatitis” o “cáncer” se ven obligados a tomar “muchos medicamentos”.

Los sindicalistas también han criticado que varios profesionales se han visto obligados a la jubilación “forzosa”, algo que está provocando una “desertización brutal” de profesionales y llevará a un aumento de listas de espera, por la falta de sustituciones.