13 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Miércoles, 15 de octubre de 2014, a las 16:24
Redacción. Madrid
Un equipo de investigadores ha conseguido devolver la visión a varios pacientes que tenían enfermedades maculares gracias al uso de células madre derivadas de la capa pigmentada de la retina. Concretamente, la degeneración macular de Stargardt (SMD) y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) seca, han sido frenadas.

Se trata de dos ensayos clínicos  de los que se han obtenido unos resultados positivos a largo plazo que han sido dados a conocer por la compañía, Advanced Cell Technology. Para el estudio han participado 18 pacientes de Estados Unidos a los que se les ha hecho con un seguimiento de aproximadamente seis meses  tras el trasplante.

“Nuestros resultados ponen de relieve el potencial de reparar o reemplazar a los tejidos dañados por estas enfermedades. Tenemos la intención de iniciar la Fase II de ensayos clínicos completos para el tratamiento tanto de  la degeneración relacionada con la edad seca macular  y de la degeneración macular de Stargardt, dos enfermedades para las que no existe en la actualidad ningún tratamiento eficaz”, ha explicado Paul K. Wotton, presidente y director Ejecutivo de la compañía Advanced Cell Technology.

Los resultados finales han confirmado la evidencia anatómica del éxito de la  introducción de las células madre de la capa pigmentada de la retina, que añadieron  un aumento de la pigmentación en el nivel de la capa después del trasplante en 13 de 18 pacientes.

Gracias a estos dos estudios se ha podido observar la primera evidencia de seguridad a largo plazo, su supervivencia y el potencial de actividad biológica del uso de células madre en los seres humanos.  Con estos ensayos se ha demostrado que no existen efectos adversos relacionados con el tejido trasplantado.

Steven Schwartz, autor principal de la publicación ha subrayado  que los datos avalan  la seguridad potencial y  la actividad biológica de las células madre derivadas del tejido de la retina.

“Una vez más, el acceso quirúrgico al espacio subretiniano ha demostrado ser seguro. Por primera vez, los seres humanos, la diferenciación terminal progenie de células madre parecen sobrevivir y hacerlo sin señales que afecten a su seguridad.  En combinación con las señales funcionales observadas, estos datos sugieren que esta estrategia regenerativa debe seguir  hacia delante. Se trata de un avance esperanzador y emocionante para la oftalmología y la medicina regenerativa”, manifiesta Schwartz.