Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10

Condena a Sanidad como responsable de tres muertes por legionela

La Consejería tendrá que indemnizar a los herederos de los fallecidos porque la epidemia se originó en el Hospital Morales Meseguer

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 12:57

Redacción. Murcia
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJ) ha condenado a la Consejería de Sanidad a indemnizar a los herederos de tres personas que fallecieron como consecuencia de la epidemia de legionela que sufrió la ciudad de Murcia en el verano de 2001 y que afectó a medio millar de personas.

La epidemia se originó en unas de las torres de refrigeración del Hospital Morales de Meseguer.

La sentencia del TSJ declara la responsabilidad patrimonial de la Administración Regional al considerar probado que el origen de esta epidemia, que causó siete fallecimientos, estuvo en las torres de refrigeración del Hospital Morales Meseguer.

Según la sentencia, la Consejería deberá abonar una indemnización cercana a los 41.200 euros a la única viuda superviviente, y casi siete mil euros a cada uno de los hijos de los tres fallecidos cuyos herederos plantearon la demanda ante el TSJ. A la hora de fijar estas indemnizaciones, el tribunal tiene en cuenta el baremo que se aplicaba aquel año y la edad de los fallecidos, que tenían 82, 69 y 60 años.

Para la Sala, los fallecidos sufrieron las consecuencias de una crisis sanitaria que no estaban obligados a padecer y que todo se debió a un anormal funcionamiento de los servicios públicos, cuyos efectos han de ser afrontados por la Comunidad Autónoma.

El TSJ ya tuvo ocasión de pronunciarse sobre la responsabilidad patrimonial de la Administración en su sentencia de mayo pasado, en la que condenó a la Consejería de Sanidad a indemnizar con casi 2.000 euros a uno de los afectados por el brote de legionela. En aquella ocasión, la Sala desestimó la reclamación del afectado, que superaba los 220.000 euros, al no haber probado que la disnea que padece fue consecuencia del citado brote, por lo que limitó la indemnización a percibir en los 2.000 euros por los días de incapacidad.

En aquella sentencia, el TSJ ya señaló que las torres de refrigeración del hospital Morales Meseguer “presentaban un deficiente estado y mantenimiento” y fueron las causantes de la epidemia de legionela.