Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

La Junta promueve un programa de ejercicio físico en entornos naturales para personas con discapacidad intelectual y daño cerebral sobrevenido

La Fundación de Cultura y Deporte desarrollará esta experiencia piloto en Almáden, Ciudad Real, Toledo, Guadalajara y Cuenca

Martes, 22 de marzo de 2011, a las 15:18

Redacción. Toledo
El Gobierno de Castilla-La Mancha pondrá en marcha este año un programa que supondrá la apertura de escuelas deportivas para fomentar el ejercicio físico reglado en entornos naturales entre las personas con discapacidad intelectual y daño cerebral sobrevenido para mejorar su calidad de vida. La novedad de esta iniciativa, que la hace "única" en el país, es que no tiene ningún fin competitivo.

El director general de Mayores, Discapacidad y Dependencia, Javier Pérez, presentó ayer en Toledo el programa Escuelas de Senderismo Adaptado, junto al gerente de la Fundación de Cultura y Deporte, Carlos Macías (derecha), y el coordinador de este programa innovador en España, Juan Francisco Ramírez (izquierda).

El director general de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en Situación de Dependencia, Javier Pérez, presentó ayer en Toledo esta experiencia piloto que desarrollará la Fundación de Cultura y Deporte en Almáden, Ciudad Real, Toledo, Guadalajara y Cuenca. El objetivo es mejorar la salud y calidad de vida de las personas con capacidades diferentes a través de una actividad sencilla, básica y adaptada como la marcha, con un carácter lúdico, dinámico y participativo. Cada clase constará de dos sesiones de 90 minutos a la semana y el recorrido de trayectos incluidos en el programa de rutas senderistas adaptadas del Gobierno regional.

“Estas escuelas persiguen facilitar el desarrollo de una actividad reglada a partir de la práctica del senderismo de cualquier persona con discapacidad, ofreciendo los apoyos necesarios y, en ese sentido, los monitores recibirán una formación especializada que les permite adaptar las actividades, los materiales y los recorridos”, explicó Pérez.

Se trata, en concreto, de una marcha con bastones en el medio rural a través de senderos y parques naturales que se llevará a cabo en dos periodos: desde el 1 de abril al 30 de junio; y del 1 de octubre al 30 de noviembre. Serán cinco rutas con 35 participantes cada una de ellas, acompañados por monitores y personal de apoyo. En total, más de 200 personas estarán implicadas en esta experiencia innovadora.

La diferencia de estas escuelas deportivas con las existentes para personas con discapacidad es que están centradas en aquellos que ya no participan en el resto de actividades, todas ellas competitivas.

Es, por tanto, la única actividad que no requiere competición, que está abierta a todas las edades y que cuenta con el aliciente de practicarse en el medio natural, partiendo de su entorno más inmediato.

Mayor coordinación, mejor postura

Según los promotores de la idea, la marcha con bastones adaptados mejora la movilidad, la coordinación, la resistencia, la fuerza y la flexibilidad; ayuda a lograr un mejor estado de relajación; automatiza un mayor control postural tonificando los diferentes músculos que intervienen en la marcha, de modo especial, los de la espalda.

La marcha con bastón reduce la sobrecarga en las articulaciones, propias de la carrera; obliga a trabajar a la mayoría de la musculatura del cuerpo y activa al respiratoria; relaja las tensiones de la nuca y las cervicales; ayuda a dormir mejor; estimula la eliminación de las hormonas del estrés, hace más efectivo y facilita el trabajo eficiente del corazón; refuerza el sistema inmunológico; aumenta la autoestima y retrasa el envejecimiento.

Una experiencia piloto que refuerza la política del Gobierno de Castilla-La Mancha en fomentar el deporte entre las personas con discapacidad para favorecer su integración social, su autonomía personal y su propia autoestima.

Castilla-La Mancha dispone de 74 escuelas deportivas de carecer competitivo y cada año más de 2.000 personas participan en los distintos eventos deportivos adaptados a personas con discapacidad intelectual; hay más de 1.000 licencias deportivas, que se han duplicado en los últimos ocho años; rutas senderistas; un programa adaptado de hipoterapia, o el Reto de la Capacidad que este año discurrirá por la Ruta del Quijote en bicicleta. Por último, Castilla-La Mancha fue la primera región en crear las becas paralímpicas o el club paralímpico.

Según Pérez, gracias al esfuerzo y la colaboración entre las administraciones públicas y un movimiento asociativo potente, Castilla-la Mancha se ha convertido en referente nacional, especialmente en la actividad deportiva en la discapacidad.