Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Lunes, 09 de junio de 2014, a las 19:27
Redacción. Murcia
La Sociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria (Smumfyc) lamenta la decisión del Servicio Murciano de Salud (SMS) de no indemnizar a la familia de la médico residente de Medicina de Familia y Comunitaria, María Eugenia Moreno, asesinada a tiros en el centro de salud de Moratalla en 2009 por un paciente desequilibrado.

El presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Familiar y Comunitaria (Smum-fyc), Juan de Dios González Caballero.

Por su parte, el Sindicato Médico autonómico ha mostrado asimismo su absoluto rechazo a la decisión del SMS. “Esta organización entiende que la Administración, como empresa, tiene la obligación de velar por la seguridad de sus trabajadores y asumir las responsabilidades en caso de que se produzca un siniestro”, aseguran en un comunicado.

CESM Murcia exige, además, que el SMS repare de inmediato las deficiencias que se puedan producir en materia de seguridad laboral en los centros sanitarios de la Región y que establezca los planes y protocolos oportunos para la prevención de riesgos y agresiones a sanitarios, al tiempo que cumpla la normativa actual.

Y Smumfyc, que representa a más de 600 profesionales de Atención Primaria de la Región de Murcia, emplaza al SMS a reconsiderar su posición, ya que la seguridad de los trabajadores en el ámbito sanitario debe estar perfectamente garantizada y cubierta por parte de la Administración.

Asimismo, recuerda que el centro de salud de Moratalla “no reunía esas condiciones de seguridad exigibles, por lo que considera impresentable que ahora se deniegue a la familia una indemnización justa a la que todos los profesionales deberían tener derecho”.

Por ello, Smumfyc insiste en que este tipo de demostraciones “ponen de manifiesto que la administración no respalda los derechos de sus empleados”, según han informado por medio de un comunicado.