Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

CESM liderará el estudio de la feminización en el ámbito sanitario europeo

Remitirán una encuesta a las organizaciones europeas para descifrar su impacto y la conciliación

Lunes, 07 de octubre de 2013, a las 17:03

Redacción. Madrid
La feminización de la profesión sanitaria ha tenido un protagonismo destacado en la reunión de la Federación Europea de Médicos Asalariados (FESM), celebrada el pasado fin de semana en Oporto. Tanto es así que se ha acordado crear una comisión que estudie el fenómeno, que será liderada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

Albert Tomàs, presidente de CESM.

Como primera medida, CESM (que estuvo representada en el encuentro por su presidente, Albert Tomàs, y la secretaria de Acción Jurídica, Aránzazu Albesa) remitirá una encuesta a todas las organizaciones que forman parte de la federación sindical europea para conocer al detalle el grado de feminización de sus respectivos sistemas de salud y el modo en que se está gestionando esta cuestión a la hora de hacer compatible el absorbente ejercicio de la medicina con la salud laboral y la vida familiar de las mujeres.

Entre las medidas propuestas por los asistentes a la reunión, se han propuestos cambios organizativos para que el funcionamiento de los centros sanitarios se adapte a esta nueva situación, propiciando la conciliación familiar y laboral, y es que, según CESM, "se está viendo que en algunos casos implican un menor grado de disposición laboral que repercute en la organización de los servicios y en el reparto de la carga de trabajo en el seno de los mismos". Por otra parte, se admite que determinadas condiciones (embarazo, lactancia, maternidad, etc.) implican derechos específicos que deben ser contemplados en las normativas que regulan el ejercicio de la profesión, tal como CESM viene reclamando desde hace años para el caso concreto de nuestro país.

Causas

En la reciente reunión de Oporto se ha atribuido este fenómeno a que "a la edad en que suelen tener lugar las pruebas de acceso a la enseñanza superior –18 o 19 años-, las mujeres suelen gozar de un bagaje formativo general superior al de los chicos, lo que les concede ventajas a la hora de superar este tipo de pruebas". Tal y como informa CESM, otro factor destacado ha sido "el desinterés que para muchos jóvenes de hoy (y esto afecta tanto a hombres como mujeres) empieza a tener una profesión en la que la responsabilidad y las exigencias son muchas y el salario, escaso".