20 nov 2018 | Actualizado: 12:50

CCOO insta a la Junta y a la patronal a no recortar en materia de salud y seguridad laboral

El sindicato reclama participar en el desarrollo de la Ley regional de Promoción de la Seguridad y Salud en el Trabajo

Miércoles, 09 de marzo de 2011, a las 18:32

Redacción. Toledo
El secretario de Salud Laboral de CCOO de Castilla-La Mancha, Jesús Camacho, advirtió ayer que "con crisis o sin crisis, la vida es lo primero" y ha exigido al Gobierno regional "que no aplique recortes" en la dotación presupuestaria del Acuerdo Estratégico para la Prevención de Riesgos Laborales en Castilla-La Mancha 2008-2012 (Aerpl). Igualmente Camacho instó a "desarrollar de la Ley regional de Promoción de la Seguridad y Salud en el Trabajo", aprobada el pasado mes de noviembre y que "ahora hay que desarrollar". Para CCOO, "es imprescindible la participación sindical en el desarrollo de esta Ley y de todas sus medidas, las de sensibilización, de formación, de prevención, de mejora de los niveles de seguridad en las empresas…"

Jesús Camacho y Raquel Payo.

A juicio de CCOO, el Acuerdo, suscrito en la primavera de 2008 por el Gobierno, CECAM, CCOO y UGT y con una dotación presupuestaria de 81 millones de euros para por cinco años de vigencia, está dando frutos, ya que se ha pasado de 80 accidentes laborales mortales en 2007 a 35 en 2010, "y algo tendrán que ver las visitas a empresas y la formación en prevención", por lo que Camacho instó a todas las partes a "que no desfallezca nadie en el cumplimiento de sus compromisos".

Actuaciones de CCOO

El responsable regional de Salud Laboral de CCOO, que presentó a la los medios de comunicación un informe con las actuaciones desarrolladas por CCOO en formación de trabajadores y visitas a empresas, pidió una reunión de todos los firmantes del Acuerdo Estratégico para evaluar conjuntamente cómo se está desarrollando.

Esta reunión de "evaluación intermedia" está prevista en el propio Acuerdo "para saber cómo se está ejecutando, qué capítulos están más desarrollados y cuáles menos, dónde se necesita un impulso, o qué materias precisan una reorientación".

Camacho planteó ya algunas propuestas, entre ellas la de realizar las visitas a empresas conjuntamente por parte de los técnicos de la patronal y de los sindicatos. "Los planes de visitas a empresas tienen que dar buen resultado y más aún si son conjuntas, de forma que los pequeños empresarios vean que de lo que se trata es de mejorar la seguridad en su empresa".

El responsable regional de Salud Laboral de CCOO pidió también potenciar la participación de los representantes de los trabajadores en la prevención de riesgos en sus centros de trabajo. "Es necesaria más presencia sindical, más democracia en las empresas, porque hay muchas que no tienen delegados sindicales y con sindicatos el trabajo es más seguro".

Por su parte, la coordinadora del Gabinete regional de Salud Laboral de CCOO, Raquel Payo, señaló que CCOO ya impartido formación en Prevención de Riesgos Laborales a 4.782 trabajadores y trabajadores durante los años 2008, 2009 y 2010, y prevé formar a otros 2.300 este año.

Payo, que recalcó que la formación es "imprescindible" para luchar contra la siniestralidad, indicó que CCOO hará "especial hincapié" en la formación de inmigrantes, "cuya tasa de accidentalidad mortal duplica la de los trabajadores nacionales"; y en la formación de jóvenes; así como potenciar la formación específica destinada a quienes trabajan con personas dependientes, y sobre trabajo a turnos y trabajo nocturno, entre otras.

Respecto a las visitas a empresas, CCOO ha realizado 2.920 entre 2008 y 2010, y ha planificado visitar otras 1.300 a lo largo de 2011.

Payo indicó que el 75% de las empresas tiene externalizada en las Mutuas la prevención de riesgos por contingencias comunes y contingencias profesionales. El 62% sólo realizan reconocimientos médicos generales a sus trabajadores, pero no vigilancia de salud específica respecto a sus puestos de trabajo; y denunció que un 22% de las empresas ni siquiera investigan los accidentes laborales que se producen en sus centros de trabajo.

Casi todas las empresas -el 90%- tienen realizada la evolución de riesgos, pero casi ninguna evalúa los riesgos higiénicos, psicosociales y ergonómicos; ni tampoco los riegos de colectivos especialmente sensibles: sólo un 25% analiza los relativos a las mujeres, un 3% los de los jóvenes y un 0,28%, los de los inmigrantes.