13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Cataluña y País Vasco inician el camino de una colaboración “despolitizada” sobre asistencia sanitaria a crónicas

Es una relación de carácter técnico y menos político que el Consejo Interterritorial

Viernes, 08 de julio de 2011, a las 15:50

Redacción. Barcelona
Cataluña y País Vasco han iniciado el camino de una colaboración “despolitizada” sobre asistencia sanitaria a los pacientes con enfermedades crónicas y sobre las diferentes formas de afrontar las epidemias mundiales y los nuevos retos sanitarios.

Rafael Bengoa y Boi Ruiz.

En declaraciones a los periodistas, el consejero vasco de Salud, Rafael Bengoa, ha explicado que el encuentro ha sido el "embrión" de una colaboración de carácter técnico y menos político que el Consejo Interterritorial que pretende compartir las intervenciones de cada comunidad ante los retos, como la reducción financiera, enfermedades alimentarias y epidemias mundiales.

"Es irreal pensar que podemos empezar a razonar los retos sanitarios en nuestra pequeña esquina", ha explicado Bengoa, quien ha invitado a otras comunidades autónomas a participar en estas conversaciones sanitarias.

Uno de los asuntos que más preocupación despierta en ambas comunidades es la atención a los enfermos crónicos, que suponen el 75 por ciento del gasto sanitario, copan el 60 por ciento de los ingresos hospitalarios, y representan el 80 por ciento de los pacientes atendidos en la atención primaria.

A su juicio, las enfermedades crónicas, tanto no infecciosas -diabetes, hipertensión, depresión y algunos cánceres- e infecciosas -sida y varios tipos de hepatitis-, deben gestionarse de forma muy parecida integrando los servicios.

En este sentido, el consejero catalán de Salud, Boi Ruiz, ha explicado que es preciso mejorar la "desorientación" que sufren los enfermos crónicos cuando no pueden superar la atención primaria y empiezan a perderse por el sistema de la atención especializada, ha dicho.

En cuanto a la gestión del Institut Català de Salut (ICS), el consejero catalán ha negado que si intención sea fragmentar, y ha explicado que quiere que cada provincia pueda administrarse, como sucede con Barcelona, y que tanto Girona, Lleida como Tarragona "puedan ser administrados desde el territorio".

Ruiz también ha detallado que las negociaciones sobre el centro de atención primaria (CAP) Güell están abiertas para decidir su reordenación horaria en función del uso que se le da actualmente.