13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Cataluña y Andalucía abogan por descentralizar la sanidad pero con rendición de cuentas

Critican que se ponga empeño en fijar los presupuestos pero no en controlar su uso

Miércoles, 05 de noviembre de 2014, a las 18:41
Javier Barbado.  Madrid
El consejero de Salud de Cataluña, y el secretario general del Departamento de Salud de Andalucía, Boi Ruiz y Martín Blanco, respectivamente, se han mostrado partidarios de un sistema sanitario descentralizado como el actual pero sometido a la rendición de cuentas por parte de las autonomías, agencias y centros públicos, ya que se pone mucho empeño en cuánto presupuesto se asigna y no, en cambio, en controlar en qué se emplea. Las declaraciones han tenido lugar durante la sesión vespertina del XX Encuentro del Sector de la Tecnología Sanitaria organizado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

El consejero de Salud de Cataluña Boi Ruiz; Manel Peiró, profesor del Departamento de Dirección de Personas y Organización y director del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias de Esade; y Martín Blanco, secretario general de la
Consejería de Salud de Andalucía.


En este contexto, los dos han criticado que, en la compra-venta de tecnología y productos sanitarios, la normativa vigente en servicios públicos como el sanitario se ciña a la Ley de Contratos del Estado, una normativa que se aprobó en su momento para evitar corruptelas pero que “no sirve” para las prestaciones asistenciales.

Ambos han defendido, asimismo, mayor autonomía de los centros, incluso por medio de figuras jurídicas innovadoras, para obtener soluciones locales ante problemas globales, en palabras del primero.

Desde su punto de vista, tanto la oposición como el Gobierno de las diferentes comunidades autónomas ponen trabas a la introducción del Derecho privado en las administraciones, entre otras cosa porque asocian a privatizar los servicios lo que solo responde a una manera de gestionar mejor los recursos del Estado.

Y Blanco, por su parte, se ha referido a la personalidad jurídica como una mera fórmula que no debe obviar lo fundamental, que es la rendición de cuentas de las administraciones ante los ciudadanos: "No he visto a ninguna de ellas que modernicen sus servicios en ese sentido; se puede ser capaz de aportar una autonomía real a las unidades de gestión clínica, por ejemplo, pues hay mecanismos para ello".

"No hay que confundir la autonomía de gestión con su independencia", ha resuelto Ruiz en un intento por aclarar la confusión imperante en el uso de fórmulas de gestión innovadoras en la sanidad pública española.

Compromiso con los resultados finales

El consejero de Salud de Cataluña, Boi Ruiz, ha denunciado que, en los concursos públicos del sector sanitario, "no se repasa, al final de la concesión, el porcentaje de lo que se ha conseguido y de lo que no", lo cual, en su opinión, revertería las bolsas de ineficiencia catalizadoras de la crisis económica.

Margarita Alfonsel.

También el secretario general de la Consejería de Salud, Martín Blanco, se ha sumado a la crítica de Ruiz de que, en la sanidad española, la Ley de Contratos del Estado no resulta válida para las prestaciones públicas asistenciales, pues no incluye la evaluación de cuentas con resultados exigidos, y, en cambio, predomina la lucha política por la asignación de presupuestos cada año.

Para Ruiz, existe un notable cambio de paradigma en la relación entre proveedor y comprador, y, asimismo, en qué se compra: o servicios o aparatos que los prestan. "Nadie compra una fotocopiadora en una oficina ya, sino que adquiere las fotocopias".

En el caso de la diálisis, ya no se venden máquinas, sino el procedimiento, lo cual obedece a un gran elemento innovador en las compras hospitalarias: "Hemos de acudir a quien tiene la tecnología y comprarle el servicio, no los aparatos, y siempre rindiendo cuentas y resultados de la prestación".

Blanco, por su parte, aseguró que la industria no se halla preparada y que existe "falta de imaginación" tanto por su parte como de la del comprador, por lo que hizo un llamamiento a la inversión en nuevos procedimientos de compra-venta aunque supongan un riesgo.

Clausura de Margarita Alfonsel

Por último, la secretaria general de la Fenin, Margarita Alfonsel, ha clausurado la jornada subrayando unas declaraciones de este martes de la ministra de Sanidad, Ana Mato, en las que emplazaba al sector de la tecnología sanitaria, de forma indirecta, a desempeñar su imprescindible papel como motor de la innovación en el campo de la salud.