14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

La Generalitat regula el papel de Enfermería en la gestión del acceso del ciudadano a Urgencias

“Hasta ahora esta gestión no estaba ordenada, y había sido motivo de fricción con los médicos”

Lunes, 05 de agosto de 2013, a las 13:07

Redacción. Barcelona
La Generalitat ha afianzado el papel de la enfermería como gestora de los casos urgentes que acuden al sistema sanitario, centralizando una “respuesta inmediata y preferente”, según prevé una resolución del Consejo de Colegios de Enfermeros y Enfermeras de Cataluña publicada recientemente por el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC). Según ha explicado a Europa Press la directora de Programas del Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona (COFB), Núria Cuxart, esta resolución ordena el papel de la enfermera “en el acceso del ciudadano espontáneo”, puesto que hasta ahora esta gestión no estaba ordenada, y había sido motivo de fricción con los médicos.

Núria Cuxart, directora de Programas del Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona, y el consejero de Salud, Boi Ruiz.

“El objetivo es que este usuario se lleve la mejor atención posible del sistema, teniendo en cuenta que a menudo muchas de las afectaciones las puede resolver una enfermera”, ha señalado Cuxart, quien ha especificado que esta profesional puede derivar a una compañera experta o a un médico al paciente, en función de la afectación. El objetivo del acuerdo es “agilizar, de forma ordenada, la atención de las personas que acuden a los servicios de urgencia de forma que sean atendidas con la máxima celeridad y garantías, con especial atención a aquellas en que la gravedad de la situación les compromete su salud”.

De esta forma, la profesional lleva a cabo un “diagnóstico enfermero”, para posteriormente definir un “tratamiento enfermero”, como la indicación del mejor régimen terapéutico que hace una enfermera, atendiendo el juicio clínico y de acuerdo con los criterios de la buena práctica, aunque no aborda la cuestión de la prescripción de fármacos.

La resolución establece las directrices para el ejercicio de las actuaciones enfermeras en la gestión de la demanda en una acción que persigue iniciativas para “racionalizar la demanda asistencial”, tanto enfermera como médica, y su gestión adecuada. Según el documento, estas iniciativas “no pueden desdibujar los límites del ámbito competencial de las diversas profesiones sanitarias establecidas legalmente, ni poner en cuestión la calidad de la asistencia prestada a los ciudadanos”.

Pero se ampara en el ley de 2003 de ordenación de las profesionales sanitarias para atribuir a la enfermera de facto las funciones de “dirección, evaluación y prestación de los cuidados de enfermería orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud y prevención de enfermedades y discapacidades”. Cuxart ha celebrado este acuerdo, pero ha reiterado la reivindicación histórica del colectivo de aumentar la ratio de estas profesionales por número de pacientes, “completamente desproporcionada” respecto a la de los médicos.