Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

La región reduce el consumo de psicofármacos por primera vez en 10 años

En 2012 se cursaron 7 millones de recetas de ansiolíticos, 6,1 millones de antidepresivos, 2,4 millones de hipnóticos y sedantes y 2 millones de antipsicóticos

Lunes, 22 de abril de 2013, a las 14:04

Boi Ruiz, consejero de Salud de Cataluña.

Redacción. Barcelona
Cataluña ha logrado reducir por primera vez desde 2003 el consumo de psicofármacos, después de que en 2012 se hayan cursado 7 millones de recetas de ansiolíticos, 6,1 millones de antidepresivos, 2,4 millones de hipnóticos y sedantes y 2 millones de antipsicóticos, según datos de la Consejería de Salud de la Generalitat.

Tal y como consta en el anexo de una pregunta parlamentaria de la diputada y exconsellera Marina Geli (PSC) el año pasado se consumieron en Cataluña 17,6 millones de envases de alguno de estos cuatro grupos de medicinas, casi un millón menos que los 18,5 millones de envases de 2011.

De hecho, las cifras muestran que desde las 14,3 millones de recetas prescritas en 2003 la cifra no ha dejado de aumentar, en un contexto en el que la media de recetas de este tipo por persona y año ha pasado de 2,1 hasta las 2,5 en 2011, un máximo igualmente histórico, como atestigua que un año después la ratio descendió hasta los 2,3 envases.

A pesar del reciente descenso, el consumo de antidepresivos se ha disparado un 38,7 por ciento en la última década, los antipsicóticos son un 32,6 por ciento más utilizados, los hipnóticos y sedantes un 28,4 por ciento y los ansiolíticos un 7,8.

El gasto, no obstante, y debido también a los sucesivos decretos gubernamentales para limitar el precio de los medicamentos, no ha seguido una tendencia similar, y marcó su máximo en 2010, cuando el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) destinó 247,2 millones de euros a sufragarlos, el 13,4 por ciento del total del gasto farmacéutico.

De hecho, el porcentaje que Salud destina al pago de estos cuatro grupos de psicofármacos se ha mantenido estable entre el 13 y el 14 por ciento del gasto total, hasta que en 2012 cayó hasta el 12,7 por ciento, representando 185 millones de euros de los 1.451 millones desembolsados en total.