Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Martes, 27 de agosto de 2013, a las 18:08

Redacción. Madrid
La Generalitat de Cataluña ha aprobado este martes la prórroga del presupuesto autonómico de 2012, lo que confirma la decisión anunciada a principios de agosto por su presidente, Artur Mas, de recurrir a esta medida para cumplir el objetivo de déficit fijado por el Ejecutivo central del 1,58 por ciento del producto interior bruto (PIB). Por entonces, Mas justificó la medida asegurando que evitaría con ella nuevas rebajas del gasto. Pero lo cierto es que los presupuestos prorrogados implican un recorte del 8,6 por ciento en el conjunto del gasto de todas las consejerías, incluido el departamento de Salud que encabeza Boi Ruiz, de aquí a finales de año, lo que equivale a unos 2.000 millones menos de euros.

El consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell.

Con todo, el consejero de Economía catalán, Mas-Colell, ha advertido de que tratará de eludir “aspectos de linealidad” a la hora de aplicar los recortes pendientes en los diferentes departamentos, esto es, se mostrará más benevolente con las consejerías más sensibles desde el punto de vista político y social, caso de Sanidad, Educación o Servicios Sociales (para ser más precisos, el responsable económico ha hablado de "atenuar las consecuencias del recorte" en esos departamentos). En este sentido habrá una excepción: el capítulo 1, es decir, los salarios de los profesionales.  De acuerdo con Mas-Colell, se llevarán a cabo en este campo modificaciones “puntuales” para garantizar “el funcionamiento normal de los servicios públicos fundamentales”.

“Esta es una reducción excesiva, nos sabe mal, hemos trabajado mucho para evitarla y hemos conseguido reducir a la mitad el recorte de este año, pero continuamos pensando que es excesivo y sobre todo no es justo”, ha sostenido el consejero, quien no ha dudado en achacar el problema al reparto de objetivos de déficit llevado a cabo por el Gobierno que encabeza Mariano Rajoy.

En la rueda de prensa posterior a la primera reunión del Consejo Ejecutivo en el nuevo curso político, Mas-Colell ha tildado este recorte de “excesivo” e injusto, y lo ha atribuido a la negativa del Gobierno central de conceder un mayor objetivo de déficit para Cataluña. Según el dirigente catalán, los 2.000 millones de recorte incluyen los gastos que ejecutan los diferentes departamentos, los intereses y los fondos de contingencia.

Mas-Colell también ha anunciado que el Gobierno ha autorizado a su departamento a reclamar formalmente al Ejecutivo central que incluya en los Presupuestos Generales del Estado una partida para “compensar” a Cataluña por el impuesto sobre los depósitos bancarios.