Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:55
Miércoles, 13 de junio de 2012, a las 16:02
UN ESTUDIO ELABORADO POR SEMFYC ANALIZA LOS AJUSTES EN AP EN CADA COMUNIDAD
Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura cruzan las “líneas rojas” de los recortes en Primaria
Los médicos de Familia advierten de que cerrar centros de salud por las tardes y centros de atención continuada perjudican la capacidad resolutiva de los facultativos y masifican las urgencias

Javier Leo. Bilbao
Los servicios de Atención Primaria de Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura son los más afectados a nivel estructural y de dotación de material debido a los ajustes presupuestarios, mientras que Aragón, Asturias y País Vasco son los menos afectados por los recortes, según afirman las conclusiones del ‘Informe sobre los Servicios Sanitarios de las Comunidades Autónomas’, elaborado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) y presentado en el marco de su XXXII Congreso Nacional, que se celebra estos días en Bilbao.

De izquierda a derecha: Rafael Rotaeche, presidente del Comité Científico del congreso; Josep Basora, presidente de Semfyc; Susana Martín, presidenta del Comité Organizador del congreso; Rafael Gracia, presidente de Osatzen; y Victor Montori, endocrinólogo de la Clínica Mayo de Estados Unidos y encargado de dar la conferencia inaugural del Congreso de Semfyc.


El estudio, realizado con la colaboración de las 17 federaciones autonómicas de Semfyc, destaca que las principales medidas recaen en los profesionales, con recortes salariales, disminución de plantillas, así como en los recursos, con menos días para la formación, menos apoyo a la investigación e, incluso, problemas de desabastecimiento de material sanitario. Tal y como explica Josep Basora, presidente de Semfyc, “hasta un 70 por ciento de los centros de salud españoles tienen problemas de abastecimiento”. “En este barco que nos dicen que se hunde todos los que están al timón parecen gritar la misma orden: ‘hay que achicar agua como sea’; eso en lugar de identificar el agujero y taparlo”, argumenta.

En este sentido, desde Semfyc critican el cierre de los centros de atención continuada (56 solo en Cataluña) y las reducciones de horarios en los centros de salud, dos medidas que, a juicio de Basora, “ahorran, sí, pero perjudican la capacidad resolutiva de los facultativos, masifican las Urgencias, afectan a la calidad asistencial y van en contra del planteamiento de la Atención Primaria como eje del Sistema Nacional de Salud (SNS)”. “Se están cruzando líneas rojas con demasiada frecuencia”, asevera el presidente de Semfyc, para quien los reducciones salariales de entre el 15 y el 23 por ciento y el recorte de la carrera profesional en todas las comunidades excepto País Vasco, son claros ejemplos de una mala gestión de los recursos.

Foto de familia de los ponentes de la primera rueda de prensa del XXXII Congreso Nacional de Semfyc.


“Atendemos a personas, no a asegurados”

Acerca de la atención a inmigrantes irregulares, Basora se ha mostrado tajante: “atendemos a personas, no a asegurados”. “No nos pueden poner en esa disyuntiva, crearnos ese problema de conciencia, porque todo lo que sea excluir a pacientes de la atención sanitaria va en contra de nuestros valores como profesión”, alega. A este respecto, Basora aputna que “Semfyc va a propiciar que se continúe atendiendo a estas personas y está trabajando junto al resto de sociedades científicas y la Organización Médica Colegial (OMC) en un documento que avale esta postura”.

No a las gerencias únicas y “caos” con las 37,5 horas

Basora destaca que se están tomando medidas sin que haya evidencias detrás que las avalen: “No está demostrado, por ejemplo, que las gerencias integradas redunden en una mejora de la continuidad asistencial y, por tanto, de la coordinación entre los especialistas de Primaria y los de hospital. Creemos que es posible integrar procesos sin descapitalizar la Atenció Primaria”. Sobre la ampliación de jornada a 37,5 horas semanales en muchas comunidades, “hemos constatado que la situación es bastante caótica, con una enorme variabilidad, no solo entre comunidades, sino incluso entre diferentes áreas dentro de la misma región”, explica.