16 nov 2018 | Actualizado: 11:10
Viernes, 17 de enero de 2014, a las 21:41
Redacción. Barcelona
La Agencia de Salud Pública de Catalunya (Aspcat) ha anunciado este viernes que iniciará la vacunación sistemática de las embarazadas contra la tos ferina. La decisión llega ante el repunte detectado de la enfermedad en los últimos años, lo que la convierte en la primera comunidad de España en tomar esta decisión.

Antonio Mateu, secretario de Salud Pública de la Generalitat.

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu, ha explicado que la tasa de incidencia de la enfermedad, provocada por la bacteria ‘Bordetella pertussis’, estaba entre los tres y cuatro casos por 100.000 habitantes, si bien en 2011 escaló hasta 20,9 y en 2012 se mantuvo en 15,6. De hecho, Mateu ha relatado que desde 2008 se han producido 13 muertes por tos ferina en Catalunya, de las que nueve fueron bebés menores de un año, y que la nueva recomendación cuenta con el aval del Consejo Asesor de Vacunaciones y de ocho sociedades científicas.

El coste para la Generalitat será de unos 300.000 euros (la vacuna cuesta 8 euros más IVA y la Aspcat calcula que la tasa de cobertura será del 50 por ciento de las embarazadas), lo que la convierte en una medida efectiva, ha destacado Mateu, quien ha recordado que Salud gasta anualmente unos 35 millones en la compra de vacunas.

La recomendación de vacunarse es para las embarazadas entre la semana 27 y 36 de gestación, para mejorar la cobertura en los recién nacidos, si bien se mantienen los cinco recordatorios siguientes a los 2, 4, 6 y 18 meses y 6 años de vida.

Mateu ha achacado el repunte de la enfermedad a que las vacunas actuales tienen una duración limitada, así como a una mayor sensibilidad de los médicos y una mejora del diagnóstico, y ha garantizado la seguridad de la protección, gracias a una prueba piloto desarrollada en el Hospital Clínic de Barcelona que ha demostrado la eficacia de proteger al bebé a través de la placenta de la madre.