Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:00

Castilla y León, La Rioja y Murcia frenan la culminación de la receta electrónica estatal

El balance de la política ministerial enviado recientemente a la UE pone de manifiesto que en el último año no han avanzado para tomar posiciones en este ámbito

Martes, 22 de abril de 2014, a las 13:33

Fuente: Informe del Ministerio para el Comité de Protección Social de la UE.

María Márquez. Madrid
La generalización de la receta electrónica en nuestro país es un reto que el Ministerio de Sanidad arrastra desde hace años y que a Ana Mato le gustaría ver cumplido en el presente ejercicio, al menos a modo de pilotaje. Pilar para la nueva etapa sanitaria, como consta en los discursos ministeriales y en las recomendaciones del Consejo Asesor de Sanidad, su implantación se resiste en tres comunidades autónomas (Castilla y León, La Rioja y Murcia) en las que ni tan siquiera hay constancia de proyectos de implantación en ninguno de los dos niveles asistenciales.

Así consta en el informe que el Ministerio le ha enviado a la Comisión Europea en el que hace balance de las políticas sanitarias emprendidas desde 2012 y el que, a su vez, ha sido valorado por el Comité de Protección Social. Con fecha de enero de 2014, Sanidad proporciona una tabla que refleja un grado de implantación total (o cercano al 100%) en 12 comunidades autónomas (Galicia, Baleares, Andalucía, Valencia, Extremadura, Cataluña, País Vasco, Castilla-La Mancha, Canarias, Navarra, Aragón, Cantabria), mientras que en una posición intermedia se encuentran Madrid y Asturias, quedando relegadas Murcia, La Rioja y Castilla y León. Esta última (seguramente por la importancia de sus dimensiones territoriales) es destacada de forma especial en la gráfica ministerial.

Como ha avanzado Redacción Médica este lunes, las autoridades europeas avalan las nuevas estrategias emprendidas desde la llegada de Ana Mato al Paseo del Prado. En el ámbito de las nuevas tecnologías, definen de “prometedor” el esfuerzo español para extender la e-salud y así “proteger” la salud de los ciudadanos.

Una situación estancada desde el pasado año

No es una novedad que las tres comunidades citadas estén a la cola de este pilar de la e-salud. En julio de 2013, este diario se hacía eco de un documento ministerial en el que era notoria la diferencia interautonómica a la hora de aplicar la receta electrónica. En dicho texto, Sanidad se fijaba como meta probar la interconectividad con pruebas “con pacientes reales” a mediados de 2014 hasta lograr su implantación definitiva en 2015. Por otro lado, no todas las CCAA se han quedado rezagadas: en abril de 2013 eran ocho las que contaban con una implantación plena de la medida en los dos niveles asistenciales, y en la actualidad son cuatro más.

ENLACES RELACIONADOS:

La Unión Europea avala la reforma de Mato (21/04/14)

En 2015 debe estar implantada la receta electrónica interoperable (13/07/13)

Lea la evaluación del Comité de Protección Social de la UE