Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:00

Castilla-La Mancha, a la cabeza de las políticas alimentarias

La región realiza el 15 por ciento de las inspecciones en establecimientos alimentarios que se hacen en España

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Albacete
El presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) y ex consejero de Sanidad de la región, Roberto Sabrido, considera positiva la política en materia de seguridad alimentaria que lleva a cabo el Gobierno de Castilla-La Mancha y que ha permitido que la región sea una de las comunidades autónomas con mejores parámetros en este campo.

Sabrido, que presentó la pasada semana el contenido del proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición que ha elaborado el Gobierno de España y que apoya el Ejecutivo regional en una charla en la Cámara de Comercio de Albacete donde, acompañado por la directora general de Salud Pública, Berta Hernández, señaló que Castilla-La Mancha supera con creces la media nacional en cuanto a acciones e inspecciones de seguridad alimentaria.

De izquierda a derecha: la directora general de Salud Pública, Berta Hernández; la delegada provincial de Salud y Bienestar Social, Angelina Martínez; y el presidente de la Aesan, Roberto Sabrido.

“Castilla-La Mancha cuenta con el 6% de establecimientos alimentarios de toda España y hace el 15% de las inspecciones que se llevan a cabo en todo el país, además, cuando la media nacional es de un inspector por cada 5.000 habitantes en la región hay uno por cada 3.500”, señaló Sabrido.

Por su parte, Hernández destacó el trabajo desempeñado por Sabrido como presidente de la Aesan, así como su implicación con Castilla-la Mancha por su etapa como consejero de Sanidad, una experiencia que ha contribuido a dar un enfoque novedoso a la Agencia y a desarrollar nuevas acciones como el proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, la estrategia para la prevención de la obesidad, en la que ya trabajó como pionero cuando era consejero de Castilla-La Mancha, o el “Documento de consenso sobre la alimentación en los centros educativos”.

Respecto al proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, Sabrido explicó que el texto busca el establecimiento de un marco legal básico común aplicable al conjunto de las actividades que integran la seguridad alimentaria y la consecución de hábitos nutricionales y de vida saludable, un objetivo en el que está muy implicado el Gobierno que preside José María Barreda ya que, tal y como explicó Berta Hernández, una de las prioridades del Gobierno regional es la lucha contra la obesidad infantil y juvenil y la mejora de continua de los mecanismos de control en seguridad alimentaria.

Como elementos novedosos, la ley define por primera vez un sistema de información homogéneo en seguridad alimentaria para el intercambio de datos entre profesionales, investigadores y administraciones. Se introducen aspectos relacionados con la promoción de hábitos saludables de alimentación, haciendo un especial hincapié en el ámbito escolar, personas dependientes y con necesidades especiales. Establece medidas para la reducción de las grasas tran en la industria alimentaria y prevé actuaciones en el ámbito de la publicidad de los alimentos.