14 nov 2018 | Actualizado: 16:40
Martes, 14 de enero de 2014, a las 17:03
Redacción. Mérida
La Consejería de Salud y Política Social ha destacado que la legalidad y la transparencia ha regido en todo momento la contratación del servicio de teleasistencia domiciliaria en Extremadura, y subraya que se seguirá prestando con las mismas características técnicas y gratuitamente, pese a que el PSOE intente “inquietar” a los ciudadanos afirmando lo contrario.

Luis Alfonso Hernández Carron, consejero de Salud y Política Social.

La Consejería, a través del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad), se sorprende por el “desconocimiento” que este martes ha mostrado la diputada socialista Isabel Gil Rosiña al denunciar una privatización de este servicio que, como bien conoce esta parlamentaria, siempre ha funcionado de forma externalizada y sin aportación alguna por parte del usuario.

Con la formalización del nuevo contrato de este servicio, publicado en el Diario Oficial de Extremadura y que viene a sustituir a los dos tipos de convenios citados anteriormente, el Sepad garantiza el servicio de teleasistencia tanto a los usuarios reconocidos a través de la Ley de la Dependencia, como a aquellos usuarios que teniendo alguna prestación de esta ley, recibían el servicio de la teleasistencia a través del convenio diputaciones-Imserso.

De este modo, destaca la Consejería de Salud y Política Social, el Sepad atenderá a todos las personas mayores vinculadas a la Ley de la Dependencia, tal y como es su competencia. En consecuencia, el número de usuarios atendidos por este organismo alcanzará los 2.400, aumentando la cobertura actual.

Mantenimiento de la calidad técnica

Asimismo, la Consejería de Salud y Política Social afirma que en este concurso se han mantenido las mismas características y condiciones del servicio que hasta ahora se prestaba vía convenio con las diputaciones. En consecuencia, el criterio de adjudicación ha sido exclusivamente el precio, dado que se han respetado los mismos requisitos de calidad establecidos previamente.