19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Cardiólogos españoles demuestran la eficacia del stent farmacoactivo

El estudio Examination, diseñado por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, cuenta con el respaldo de la Sociedad Española de Cardiología

Miércoles, 31 de agosto de 2011, a las 23:24

Redacción. París
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha promovido la realización del estudio Examination, diseñado por cardiólogos del Hospital Clínic de Barcelona, que ha demostrado que la colocación del stent farmacoactivo para los casos de infarto de miocardio (IM) es más seguro que la del stent convencional. Este descubrimiento supone una mejora en el tratamiento del IM, según han explicado desde la sociedad científica. Han participado en el estudio ocho españoles hospitales españoles: Clínic de Barcelona, Príncipes de España de Bellvitge, Sant Pau de Barcelona, Meixoeiro de Vigo, Clínico San Carlos de Madrid, Hospital General de Alicante, Complejo Hospitalario Universitario A Coruña y Son Dureta de Palma de Mallorca, así como otros centros italianos y holandeses.

Ignacio Fernández Lozano, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la SEC.

Amplia representación de la Sociedad Española de Cardiología

Este trabajo ha sido presentado en el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrado en París, donde los cardiólogos de la SEC han presentado 249 trabajos originales. Además, la representación española ha sido notable en el Comité del Programa del ESC Congress, ya que España es el cuarto de 18 en el número de cardiólogos que conforman este grupo. En total, han asistido unos 30.000 profesionales del área cardiovascular.

En el marco del congreso también se ha presentado el estudio Ecost, que tiene el objetivo de demostrar la seguridad de realizar un seguimiento remoto de los desfibriladores implantables. Ignacio Fernández Lozano, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la SEC, ha explicado que “los resultados de este estudio marcarán un antes y un después en los pacientes que tienen implantado un desfibrilador, ya que el poder asegurar un control a distancia del dispositivo mejora notablemente su calidad de vida”.