Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Cantabria “no debe nada” al País Vasco y aboga por “rescatar” la colaboración para equilibrar prestaciones

“Más que un conflicto, lo que tenemos que tener es una conversación”, afirma la consejera de Sanidad de Cantabria

Lunes, 09 de enero de 2012, a las 16:43

Redacción. Santander
La consejera de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha manifestado que la Comunidad "no debe nada" al País Vasco en materia sanitaria, y se ha mostrado partidaria de "rescatar" el convenio de colaboración que existía entre ambas comunidades para equilibrar las prestaciones.

La consejera de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga.

Así lo ha dicho a preguntas de los medios sobre las declaraciones realizadas por su homólogo vasco, Rafael Bengoa, quien aseguró que el País Vasco "da más que recibe" a Cantabria y al resto de comunidades limítrofes (Navarra, La Rioja y Castilla y León) y pidió, además, que el Consejo Interterritorial de Sanidad estudie la necesidad de crear un fondo de compensación para las regiones que "se sientan muy afectadas negativamente".

"No nos debemos nada", ha opinado la consejera cántabra y vicepresidenta regional, para quien las relaciones entre las comunidades deben estar basadas en la "reciprocidad".

En este sentido, ha indicado que Cantabria "sigue atendiendo a buen número de vascos", especialmente en Atención Primaria, mientras que la comunidad vecina atiende -aunque "no a todos los que debiera", porque hubo una "pequeña limitación" hace un año- a parte de ciudadanos cántabros, especialmente de Castro Urdiales.

Se trata de un asunto que, a juicio de Sáenz de Buruaga, Cantabria y País Vasco tienen que retomar y recuperar en términos de "reciprocidad y equilibrio".

En cualquier caso, ha apuntado que este asunto dejó de ser un "problema entre autonomías" y es un tema "de alcance nacional", que debe abordarse en el Consejo Interterritorial de Salud, pero desde el "entendimiento" y la "colaboración" y con la "igualdad, equidad y cohesión" como premisas. Por ello, ha abogado por estudiar en el consejo fórmulas para "reforzar" los derechos de los pacientes.

"Más que un conflicto, lo que tenemos que tener es una conversación", ha sentenciado la consejera cántabra, para quien "no hay ningún riesgo" de que se produzcan "problemas" entre ambas comunidades por esta cuestión, sino que las relaciones "se van a mejorar" a través del trabajo conjunto.

Así, ha apostado por el "diálogo" y el "entendimiento" con su homólogo vasco y en base a un estudio -que espera concluir esta semana- sobre el flujo de pacientes entre Cantabria y País Vasco y frecuentación de servicios sanitarios para, con estos datos, tratar de llegar a un acuerdo bilateral.