Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Canarias, Valencia, Madrid y Galicia, las que menos aportan al sistema de dependencia

En el extremo opuesto, País Vasco, La Rioja y Andalucía, cuya aportación es superior a la del Estado

Viernes, 04 de noviembre de 2011, a las 14:31

Redacción. Madrid
Canarias, la Comunidad Valenciana, Madrid y Galicia son los gobiernos autonómicos que menos aportan, en concento económico y frente a lo que financia el Estado, en lo relativo al “coste nuevo” de las prestaciones reflejadas en la Ley de Dependencia y que recoge el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, según un informe presentado por la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, en el Consejo de Ministros del pasado viernes. En el extremo opuesto, País Vasco, La Rioja y Andalucía, que son las únicas autonomías que aportan más que la Administración General del Estado.

Se entiende por coste nuevo “el relativo a las nuevas plazas y servicios respecto a las ya existentes en el 2005, así como las prestaciones económicas de la Ley de Dependencia que se consideran que son nuevas”, señala el informe. Según marca la legislación, la financiación del gasto nuevo se realizará con las transferencias de la Administración General del Estado (AGE) y los copagos de los usuarios, debiendo aportar la comunidad autónoma, como mínimo, la misma cantidad que la aportada por la AGE en ambos conceptos.

Financiación del coste del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia. Fuente: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

De este modo, Canarias aportaría tan solo un 10 por ciento, la Comunidad Valenciana un 15 por ciento, Madrid un 26 y Galicia un 27, frente al 64 por ciento que aporta el País Vasco, el 61 por ciento de La Rioja y el 54 por ciento de Andalucía. Con el gasto compensado, Cataluña las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Por otra parte, un grupo de autonomías se mueven en torno al 50 por ciento (Baleares, 47 por ciento; Navarra, 46 por ciento) y otras se alejan algo más (Asturias, 36 por ciento, Cantabria y Extremadura, 39 por ciento cada una).

Sin embargo, los datos que apunta el informe dejan en entredicho el cumplimiento de esta máxima. Y es que, si bien ha aumentado con respecto a 2009, cuando la aportación autonómica era del 27 por ciento del total, en 2010 se situó en un 46 por ciento, frente al 54 que aportó el Estado. Aún así, puntualiza el Ministerio, podría ser peor, ya que en las cifras de 2009 no se contabilizan las cantidades de gasto corriente recogidas en el marco del Plan E, ya que si se incluyeran, el porcentaje aportado por el Estado aumentaría aún más.

De acuerdo con este informe, muchas autonomías salen mal paradas. Y es que los datos del Ministerio contradicen a lo señalado por muchos gobiernos autonómicos, que acusan al Gobierno central de no hacer frente a los pagos relacionados con la Ley de Dependencia, teniendo que ser las propias autonomías las que realizan el desembolso, con los consiguientes retrasos y demás problemas asociados.

Aún así, cabe señalar que desde que se puso en marcha la Ley el techo del gasto en atención a la dependencia que las comunidades autónomas y corporaciones locales venían realizando se ido incrementando progresivamente. Así, el gasto sobre el PIB se ha doblado entre 2003 y 2010, pasando del 0,32 en 2003 al 0,64 por ciento en 2010.