Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:50
Jueves, 04 de julio de 2013, a las 16:05

Redacción. Las Palmas
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias atendió en los servicios de Atención Primaria de Canarias, durante el año 2012, un total de 14.946.990 consultas de Medicina de Familia, Pediatría, Enfermería, Matronas y Trabajo Social, a las que se añaden otras 1.639.494 citas solicitadas a las que los pacientes no se presentaron.

Brígida Mendoza.

La mayoría de las consultas fueron de Medicina de Familia que representaron un total de 8.964.815 consultas, a las que le siguen las de Enfermería, con 4.110.384 consultas; Pediatría, con 1.594.698; Matronas, con 211.401 y Trabajo Social, con 65.692 consultas.

Asimismo, los profesionales que atienden las urgencias extrahospitalarias realizaron un total de 2.695.504 consultas médicas y de Enfermería de las cuales 1.426.058 consultas fueron médicas y 1.269.446 de Enfermería. En total, fueron derivados a los centros hospitalarios de referencia 60.978 pacientes. Las Áreas de Salud tenían adscritas -a 31 de diciembre de 2012- un total de 1.915.742 personas con tarjetas sanitarias; de las cuales 294.389 corresponden a menores de 14 años.

118.524 pacientes ingresados

La red asistencial de hospitales públicos registró durante el año 2012 un total de 118.542 pacientes ingresados y los profesionales de la Atención Especializada atendieron un total de 3.042.011 consultas y realizaron 77.827 intervenciones quirúrgicas en los centros hospitalarios de las Islas. Además, hay que destacar que durante ese período se hizo un total de 661.399 pruebas diagnósticas y que las Urgencias atendidas en los hospitales fueron 602.858.

Hospitalización a domicilio

Los servicios de hospitalización a domicilio de los centros hospitalarios públicos atendieron durante el año 2012 a un total de 1.008 pacientes. La hospitalización a domicilio es un modelo asistencial capaz de dispensar un conjunto de atenciones, cuidados médicos y de enfermería de rango hospitalario a los enfermos en sus propios hogares. Es un recurso sustitutivo a la hospitalización convencional y no complementario y se trata de una extensión del hospital al domicilio del paciente.