Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Campaña publicitaria para fomentar la responsabilidad del paciente polimedicado

Bañolas y el director general de Farmacia, Buenaventura Fernández, presentaron los anuncios, folletos y cartelería que se han preparado

Viernes, 14 de enero de 2011, a las 12:54

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Fernando Bañolas, acompañado del director general de Farmacia, Buenaventura Fernández, ha presentado una campaña publicitaria dirigida a fomentar la autorresponsabilidad del paciente polimedicado en sus cuidados, proporcionándole medios que mejoren su cumplimiento terapéutico, incidiendo en la educación sanitaria como elemento clave en todo el proceso y contribuyendo además, con ello, a la reducción del gasto farmacéutico en la Comunidad Autónoma. Y es que, según datos de 2009, en Canarias se destruyen al año a través del sistema Sigre cien toneladas de medicamentos, que suponen más de 50 millones de euros.

Bañolas y Fernández, durante la presentación de la campaña.

La campaña, subvencionada con fondos del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, se integra en las iniciativas de Uso Racional del Medicamento (URM) puestas en marcha por esta Consejería, bajo la coordinación de la Dirección General de Farmacia, en estrecha colaboración con los responsables de URM de todos los centros de salud de Canarias y los profesionales sanitarios de Atención Primaria del Servicio Canario de la Salud.

La iniciativa, que comprende el reparto de 5.000 carteles y 150.000 dípticos en centros de salud, consultas y farmacias del Archipiélago, así como la difusión de sendos anuncios en prensa, radio y televisión con los lemas Por tu salud, no acumules medicamentos y Con los medicamentos, no pierdas la cabeza: úsala, intenta dar continuidad a este Plan y concienciar a la población de que los medicamentos son para tomarlos y hay que evitar acumularlos en los domicilios; que a la hora de solicitar la medicación al médico, hay que tener en cuenta la que le queda en casa; que en la farmacia retire los medicamentos de uno en uno y que, si se acumulan, antes de destruirlos los lleve al médico de cabecera o enfermera para que estos le digan qué hacer en cada caso, tanto si están caducados (que es cuando hay que llevarlos a la farmacia) como si no.