17 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Los médicos piden a los futuros consejeros desarrollo de la carrera profesional y respeto para la mesa sectorial

Colegios y CESM lo tienen claro en Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria, Baleares y Asturias

Miércoles, 25 de mayo de 2011, a las 01:55

Elisa Ambriz / Eva Fariña / María Márquez / Cristina Mouriño. Madrid
Las elecciones autonómicas celebradas el pasado 22 de mayo han supuesto el cambio de signo político en Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria, Baleares y Asturias, a expensas de lo que ocurra en Extremadura. Por el momento, Fernando Lamata, Luisa María Noeno, Luis Truan, Vicenç Thomàs y José Ramón Quirós tendrán que abandonar sus respectivas carteras de Sanidad. Redacción Médica ha pedido su opinión a los responsables de los Consejos Autonómicos de Colegios de Médicos y a los líderes de los Sindicatos Médicos, y, en líneas generales, los cambios están siendo bien recibidos. Los facultativos piden a los nuevos responsables sanitarios que los recortes, si son imprescindibles, se realicen con el mejor criterio posible y sin que afecten de nuevo a su salario. También han pedido una intervención más directa en la gestión sanitaria, y que se cumplan los acuerdos ya firmados y no cumplidos en la mesa sectorial.

Los médicos reclaman “recortes razonables y diálogo al Gobierno de Castilla-La Mancha

Ramón Garrido.

Ramón Garrido, presidente del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla-La Mancha, se ha mostrado satisfecho con el cambio de Gobierno en la región, pues forma parte del juego democrático, pero ha aclarado que también estaba contento con la labor desarrollada por el anterior consejero de Sanidad, Fernando Lamata. “Espero que se solventen ciertas bolsas de ineficiencia, porque creo que el gasto se podía haber controlado un poco mejor; por lo demás, espero que los nuevos responsables de la sanidad sean continuistas. Ante una situación difícil, el reto es hacer los recortes exactamente donde son necesarios, ya que la sanidad y los servicios sociales deben mantenerse como servicios públicos”, ha manifestado.

Ángel de la G. Rodríguez.

Por su parte, Ángel de la Guarda Rodríguez, presidente en funciones del Sindicato Médico de Castilla-La Mancha, espera que si se producen más reducciones en el gasto sanitario sean “razonables”. “La sanidad es un bien necesario para toda la población, y más recortes pueden afectar a la calidad del servicio; además, las retribuciones ya están muy disminuidas”, ha dicho. En todo caso, CESM solicita al nuevo Gobierno “diálogo” para abordar, entre otros asuntos, la gestión hospitalaria. “Los médicos queremos intervenir no solo para dar nuestra opinión, sino también con cierto poder ejecutivo”, ha explicado el representante sindical, quien también ha criticado “la falta de unanimidad de criterios en las distintas gerencias de salud”. Entre los temas pendientes, CESM ha destacado la aplicación del Plan Concilia en el ámbito sanitario.

Encauzar la política de recursos humanos, lo más urgente en Aragón

Ángel Jimeno y Lorenzo Arracó.

Con cautela ante la incertidumbre de qué color político gobernará finalmente Aragón, se pronuncian los secretarios del Colegio de Médicos de Zaragoza (COMZ) y del sindicato CESM de esta comunidad autónoma, apuntando los recursos humanos como el gran “déficit” del legado de la consejera Luisa María Noeno. Mientras que Ángel Jimeno, secretario general del COMZ, habla del “desencanto” reinante en la profesión por “la interinidad y el hecho de trabajar lejos de donde se aspira”, Lorenzo Arracó, de CESM-Aragón, teme que la deuda económica que asuma el nuevo gobierno impida encauzar estas políticas y recuerda que “solo ha habido una oferta pública de empleo (OPE) desde 2002, tres pactos incumplidos y un 30 por ciento de empleos que no son fijos”. Ambos citan la promesa de la candidata popular Luisa Fernanda Rudi de no recortar los ámbitos de sanidad y educación, y esperan que la cumpla si finalmente llega a la Presidencia. El portavoz sindicalista espera, “dentro de seis meses, no echar de menos a la peor consejera” que han tenido.

Desbloquear la productividad variable y la carrera profesional, retos en Cantabria

Carlos León.

El presidente del Colegio de Médicos de Cantabria, Carlos León, considera “positivo” el cambio en el Gobierno regional, puesto que en el ámbito sanitario “se iba a la deriva”. En su opinión, el principal reto del nuevo Gobierno será motivar a los profesionales sanitarios, y hacerles “partícipes” de sus proyectos, sobre todo a través del Consejo de la Profesión Médica. “La gestión de los recursos económicos, de las infraestructuras y del personal sanitario debe ser más eficaz y eficiente”, ha dicho Carlos León, que también ha apuntado como asignaturas pendientes la financiación del Hospital Marqués de Valdecilla, la colegiación universal, la reducción de puestos directivos o el refuerzo de Atención Primaria.

Javier Santiuste.

Desde el Sindicato Médico de Cantabria (CESM-Cantabria) acogen con “satisfacción” el cambio de Gobierno en Cantabria. “En los últimos años, nuestra relación con la Consejería de Sanidad y el Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha sido francamente nula, a pesar de que nosotros siempre nos hemos mostrado colaboracionistas; no han contado con nosotros”, ha asegurado su presidente, Francisco Javier Santiuste. Entre los asuntos que deja pendiente el consejero Truan y que desde CESM-Cantabria esperan abordar con los nuevos interlocutores se encuentra el bloqueo de la productividad variable y de la carrera profesional, así como la definición de la contratación de sustitutos en Atención Primaria y las guardias.

Baleares apuesta por una buena gestión económica y por la carrera profesional

Antoni Bennasar.

Antoni Bennasar, presidente del Colegio de Médicos de Baleares (Comib), opina que “lo más importante es la gestión económica de la situación actual”. “En estos momentos, por el déficit económico, lo que se debe hacer es una administración de los pocos recursos con ideas, evitando gastos superfluos y mejorando la asistencia de Atención Primaria que derive en una buena relación con la Atención Especializada para la optimización de los recursos. Auguro que serán unos primeros años muy difíciles, con el problema de Son Espases, después de un comienzo abrupto”, ha indicado.

 

Isidro Torres.

Por su parte, Isidro Torres, presidente del Sindicato Médico de Baleares (Simebal), destaca, entre las asignaturas pendientes del Gobierno anterior, “abrir el diálogo con los profesionales, puesto que los temas de salud hay que consultarlos con los que más saben, que son los facultativos”. “Como retos de futuro que han quedado muy mal cerrados con el anterior Gobierno, está la carrera profesional, de la que vamos a pedir que se cumplan todos los acuerdos publicados en el Boletín Oficial. También queremos que se reconsidere totalmente el modelo actual de Primaria, que está obsoleto, así como la decisión de reducir un cinco por ciento el sueldo a los funcionarios”, ha añadido.

Los médicos de Asturias quieren que su voz “sea escuchada” en la toma de decisiones

Carmen Rodríguez.

La presidenta del Colegio de Médicos de Asturias, Carmen Rodríguez, dice que “queda muchísimo por hacer; prácticamente hay que retomar las cosas desde hace cuatro años, puesto que ahora hay un claro enfrentamiento entre la Administración regional y la profesión sanitaria. La voz del médico no ha sido escuchada para tomar decisiones sanitarias; de hecho, ha habido una vejación, un insulto permanente, un interés por rebajar la calidad del estamento médico y del resto de las profesiones sanitarias”, ha afirmado Carmen Rodríguez, para quien este cambio supone “abrir las ventanas para dejar entrar aire nuevo”. “Lo primero es el diálogo, y tener en cuenta a los profesionales sanitarios y a los pacientes, porque, sin ellos, la sanidad no existiría”, ha añadido.

Antonio Matador.

En la misma línea, Antonio Matador, secretario general del Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa), apunta que “la última legislatura fue un completo desastre y fracaso”. “La política de la Consejería de Salud ha sido de confrontación permanente con los médicos, porque ha pretendido hacer una serie de modificaciones a base de imposiciones y sin negociación con los profesionales”, ha dicho. Ahora espera “un cambio radical en sanidad, y que el Servicio de Salud recupere su potencial y fuerza, ya que en los últimos años las cuestiones sanitarias las ha llevado fundamentalmente la Dirección General de Función Pública”, y ha deseado que el Simpa negocie los temas sanitarios “en la Mesa Sectorial de Sanidad, no en la Mesa General de Negociación”.