Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Lunes, 07 de marzo de 2011, a las 11:55

LOS CAFÉS DE REDACCIÓN
FERNANDO PÉREZ IGLESIAS, PRESIDENTE DE AREDA
“Los tutores son voluntarios, ejercen su labor como pueden”

Algunas administraciones no reconocen a los profesionales docentes como interlocutores

Nuestros residentes tienen una calidad similar a la de los países avanzados del continente, seguramente superior a muchos

El primer problema que no ha resuelto el Ministerio de Sanidad es el censo de especialistas

Sandra Melgarejo / Hiedra García / Imagen: Miguel Ángel Escobar y Pablo Eguizábal. Madrid
Fernando Pérez Iglesias es pediatra y ejerce en el Hospital Severo Ochoa de Madrid. Redacción Médica le ha entrevistado en calidad de presidente de la Asociación de Redes de Comisiones Docentes y Asesoras (Areda), una organización que desde hace una década pretende agrupar a los tutores de los médicos internos residentes y convertirse en un agente interlocutor con las administraciones en materia de docencia sanitaria, aunque desde algunas Comunidades Autónomas no se hayan mostrado receptivos a la hora de contar con su opinión.

Fernando Pérez Iglesias.

Entre sus reivindicaciones está un mayor reconocimiento de la labor docente, ya que, según Pérez Iglesias los tutores son voluntarios que ejercen su tarea como pueden, sin recibir nada a cambio, y si ven que no pueden con ello, dimiten. Un colectivo, el de los tutores, que tendría muchas cosas que decir sobre algunos de los temas más importantes de la Sanidad Española, como es el número de especialistas necesarios, la oferta MIR, o la troncalidad.

Si le parece comenzamos por conocer la Asociación, ¿cuáles son sus orígenes y sus objetivos?

Nace como una iniciativa de las comisiones de docencia y de las unidades de Medicina Familiar que están acreditadas y se estructuran de una forma precisa a nivel de los centros en una orden de 1995 del Ministerio de Sanidad.

La presión de trabajo es muy importante, por lo que planteábamos la necesidad de determinar mejor cuáles eran las responsabilidades de los tutores y articular los mecanismos para poder ejercer. Y nos empezamos a reunir en distintas comunidades. En Madrid, en los años 90 tuvimos reuniones convocadas desde la Consejería, y llegamos a la conclusión de que sería conveniente crear de forma reglamentaria una red de comisiones de docencia. Cuando se creó la Agencia Laín Entralgo, aceptó los planteamientos y estructuró la Red de Comisiones de Docencia de Madrid dentro de su organigrama, y se fue generalizando a otras comunidades.

En Cataluña se incorporó su red autonómica a la Consejería de Sanidad, dependiente del Instituto de Estudios de la Salud. En Galicia, posteriormente, también se creó una red de comisiones de docencia que dependía de la Consejería. En otras zonas no se hizo con el amparo de la administración sino de una forma autónoma. Así en Andalucía, se creó como una asociación privada, científico-técnica; y en Valencia se creó una sección que integraba a las comisiones de docencia dentro de una asociación médica previa.

A partir de una reunión que hubo en Granada, en el Congreso de la Sociedad Española de Educación Médica en el año 2000, una serie de jefes de estudio pensamos que había que articular todas estas estructuras y que podíamos intentar crear una red que englobara las distintas redes y a aquellos centros que tuvieran una reconocida vocación docente y que quisieran integrarse.

Reivindica más reconocimiento y tiempo para la docencia.

Sobre troncalidad, duda que se pueda hacer a coste cero.

 

¿Ha evolucionado la Asociación en sus planteamientos o sigue funcionando igual?

Aún sí, pero estamos en un proceso de cambio porque detectamos que algunas autonomías tienen recelo hacia los profesionales, lo cual nos dejó un poco sorprendidos porque en un principio hubo casi una adhesión generalizada de casi todas para crear redes. Algunas administraciones no reconocen a los profesionales docentes como interlocutores para tratar los problemas de la enseñanza posgrado.

En esa situación, nos hemos visto obligados a evolucionar hacia una asociación de docentes a título individual.

"Nos hemos visto obligados a evolucionar hacia una asociación a título indivual, por la reticencia de algunas consejerías"

Habrá administraciones que se alegren de no estar vinculadas con las redes, pero las que sí apostaron por ellas quizás no estén tan satisfechas…

En general no hemos percibido una resistencia a este cambio. Somos muy cuidadosos con las administraciones que nos han apoyado desde un principio, y que están en el germen de Areda, como Madrid.

Vamos a evolucionar poco a poco hacia una asociación de afiliación individual pero siendo muy respetuosos con las redes, aunque su actividad se ha detraído un poco. Desde el momento de las transferencias empezó a haber cierta reticencia hacia una asociación formada por jefes de estudio y tutores. Algunas veces la opinión de los profesionales molesta y sobre todo si se dice públicamente. Creo que depende de la administración que esté en cada momento en el poder. Sorprendentemente, la mayor reticencia vino del anterior gobierno de la Generalitat catalana, y es raro porque la Xarxa (red de comisiones catalana) está en el origen de Areda junto con Madrid, Andalucía y Valencia.

En el último periodo, desde la administración catalana se bloquearon iniciativas para hacer una reunión nacional de comisiones de docencia, junto con los departamentos responsables de la formación especializada de las Comunidades Autónomas.

Lea la entrevista completa