16 dic 2018 | Actualizado: 19:00
dom 22 enero 2012. 17.16H

LOS CAFÉS DE REDACCIÓN MÉDICA
RAFAEL MATESANZ, DIRECTOR DE LA ORGANIZACIÓN NACIONAL DE TRASPLANTES
“Con el nuevo Ministerio nos hemos encontrado facilidades y comprensión”
Matesanz valora positivamente el “perfil” de Mato y define a los profesionales como el pilar de la ONT

Ricardo López / María Márquez / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Veintidós años al frente de una entidad como la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) otorga una amplia perspectiva del Sistema Nacional de Salud (SNS). Rafael Matesanz es uno de sus acérrimos defensores así como de la descentralización sanitaria, ya que el modelo ONT ha demostrado que funciona desde un punto de vista técnico, más allá de colores políticos. Pero colores los ha habido, y muchos: Matesanz ha tratado con 12 ministros y decenas de consejeros. No le gusta dar nombres, pero recuerda por sus especiales contribuciones a la ONT a Guillermo Fernández Vara o Xavier Trías. Para la crisis que atraviesa el SNS, insta a la cooperación fraternal entre autonomías y bajo el liderazgo del Ministerio. Cooperación que practica con el ejemplo, superando sus propios récords cada año gracias a la intensa implicación de los profesionales sanitarios. La Unión Europea se ha rendido a sus pies, ahora negocia con La India. El modelo, ya veinteañero, es un éxito mundial.

Querríamos empezar hablando de la actualidad, sobre la polémica con la empresa alemana DKMS y su captación de donantes de médula ósea. ¿Qué valoración hace de la situación y de la reacción de la ONT?

Rafael Matesanz, director de la ONT.

Es un tema complejo. DKMS es una empresa alemana, sus acciones en el país de origen son perfectamente legales desde hace muchos años, pero últimamente ha comenzado una política expansiva a distintos países, y varios le han cerrado la puerta, como Francia o Brasil. Sin embargo, entraron en Polonia y ahora han decidido llegar a España y al Reino Unido. En el caso de nuestro país, no han contactado con ninguna autoridad sanitaria, autonómica ni estatal, sino que nos enteramos de su presencia en el Principado de Asturias por sus autoridades locales, a raíz de un llamamiento masivo para un paciente. Han cometido irregularidades como lanzar mensajes de salud pública sin consultar a las autoridades haciendo un llamamiento para una persona en concreto, lo cual está prohibido en España desde hace años. Además, han obtenido muestras de 1.200 donantes de Asturias y otras comunidades y las han exportado ilegalmente a Alemania. A continuación, han hecho el registro ‘DKMS Spain’.

Nosotros hemos intentado establecer un diálogo, informamos a los profesionales de esta situación y a través de una serie de abogados nos negaron todo tipo de información sobre su actividad en España y se querellaron contra nosotros. A esto hay que añadir una serie de contactos anómalos con profesionales del SNS, por lo que hemos solicitado un informe a la Abogacía del Estado porque no se puede entrar en el país tal y como lo han hecho.

¿Cree que la concienciación de la sociedad a través de los medios está siendo la adecuada?

Yo creo que la colaboración de los medios ha sido perfecta, dando un mensaje muy claro a la población española, que ha entendido perfectamente el riesgo de introducir una empresa privada en algo tan sensible como es la donación de células. Nuestro sistema se basa en el altruismo, en el sistema público, para todos igual, y en este caso se trataría de ceder esta actividad a una empresa privada extranjera. La gente ha entendido que se trata de algo muy grave que puede poner en riesgo la estabilidad de nuestro sistema. Una vez que tengamos el informe de la Abogacía del Estado, esperamos que nos permita actuar contra la empresa y algo que es muy importante: modificar nuestra legislación para dejar claro que nosotros tenemos un registro público, a través de la Fundación Josep Carreras.
 

La llegada del nuevo equipo ministerial.

Evolución del profesional desde el inicio de la ONT.


¿Sería conveniente entonces un cambio legal?

Sí, para dejar clara esta situación.

Mato ha elegido el balance anual de la ONT como su puesta de largo en el Ministerio de Sanidad, con lo que le ha demostrado su confianza. ¿Qué primeras impresiones tiene de la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad?

Para nosotros que la ministra y la secretaria general hayan hecho su primera aparición pública visitando la ONT es un gesto que agradecemos, ya que desde que empezamos en 1989 pasaron siete años antes de que un ministro visitase nuestras instalaciones, así que no es tan habitual. Con el nuevo Gobierno no nos hemos encontrado más que facilidades y comprensión. El perfil de la nueva ministra es bueno para la sanidad, porque es una persona que tiene mucho peso en su partido, lo cual es importante a la hora de conseguir cosas para el sector sanitario, y además se rodea de técnicos con experiencia en este sector, como es el caso de la secretaria general. Esta es una buena combinación. En las conversaciones que he tenido con Ana Mato he visto que es una persona que sabe escuchar, y por ahora no puedo decir más que cosas positivas, tanto de ella como de la secretaria general.

¿Es fácil ser ideológicamente independiente al frente de la ONT?

En esta vida nada es fácil, pero es perfectamente posible. La ONT funcione a través de la combinación de 17 CCAA con el Ministerio, 18 factores en los que también están implicados todos los partidos políticos, por lo que la cosa no funcionaría si no se plantease un punto de vista totalmente técnico. Uno tiene su ideología, puede votar a quien quiera, pero eso no tiene el más mínimo problema. Y si los ministros son personas razonables e inteligentes, no tienen que plantear tampoco ningún problema.

Los primeros pasos de la ONT no fueron especialmente fáciles. Nadie duda de la importancia y la labor de esta entidad. ¿Hay ministros más proclives y concienciados sobre este asunto?

Cada ministro es distinto y ha habido alguno, en épocas recientes, tremendamente negativo. A cada uno de ellos hay que mostrarle la situación y lo que se ha hecho, pero con las personas razonables no hay problema. Entre estos 12 ministros con los que me ha tocado trabajar, me he encontrado de todo.

El director de la ONT en un momento de la entrevista realizada en el plató de Sanitaria 2000 por el director general del grupo editorial, Ricardo López, y la redactora María Márquez.



Lea la entrevista completa